solo un tema por semana,
y con que le guste al diyei alcanza

lunes, 5 de junio de 2017

Mi casa es tu casa


“Welcome to the jungle”, de Guns n´ Roses (1987)



Hace como un mes y medio que no posteaba nada por aquí. Ya se habrán dado cuenta. O, más probable, no se dieron cuenta nada hasta que les dije recién: igual los perdono.

Lo que pasó fue que me tomé estas semanitas para pulir un paper monográfico que presenté a la revista Cientific American, en el que analizo variables y patrones semántico-lingüísticos en el reguetón latinoamericano de la última década; mi investigación se titula “Culos y gerundios”, y será publicada en la mencionada revista a la brevedad, cuando terminen de traducir el paper (“Asses & gerunds: semantic-linguistic patterns in latin-american reggaeton”).

Pero ahora que estoy libre de nuevo, vamos entonces con mi regreso a las pistas, con la ya muy demorada continuación de la serie “Es una jungla allá afuera”. Hoy les daré la “Bienvenida a la selva” (“Welcome to the jungle”), el primer corte del segundo disco, Apetito por la destrucción, de la famosa banda hard-rock, o seudo-hard, Guns n´ Roses, que por algún momento, allá a comienzos de los noventa, fueron la banda más famosa del mundo, basándose para ello en un muy buen cantante bonito (Axl Rose), un muy decente guitarrista sin cara (Slash), un estilo heavy pero a la vez suavecito y amable, y un excelente asesor de imagen que los lookeó a todos para que cosecharan suspiros y espíritus adolescentes.



“Welcome to the jungle” es sin dudas uno de los temas icónicos de la banda. Fue también su primer videoclip, con el que entraron a MTV, cuando todavía era un canal de música y no de realitys sobre jóvenes cuyo mayor anhelo en la vida es llegar a las tres de la mañana sin haber vomitado demasiado. MTV se resistió a pasar el clip, que era algo controversial, y solo aceptó ponerlo censurado y por la madrugada, a pesar de lo cual tuvo una amplia aceptación por parte del público, que lo empezó a pedir y pedir y se inició así el período de fama del grupo.



Al igual que en el tema reseñado en el posteo anterior, “Concrete jungle”, aquí la ciudad es presentada como una selva, donde habitan las fieras, donde “la vida es difícil” y donde cada esquina oculta una emboscada fatal. Pero mientras en el tema de Bob el cantor, perdido en la ciudad-selva, intentaba de alguna forma encontrar un rayito de luz y esperanza en medio de la oscuridad, aquí el cantor está feliz, o al menos muy conforme, con esa selva en la que se encuentra, y dedica la canción a hacerle de guía turístico-comité de bienvenida a una pobre ingenua que viene de lejos y que no sabe bien aún lo que le espera.

Esta es, entonces, una canción alegre, o al menos mucho más alegre que la del posteo anterior. Como un Mefistófeles con pantalones de cuero, el cantor le anuncia a la jovencita-bambi, luego de darle la bienvenida, que allí tienen “diversión y juegos” y “lo que sea que puedas necesitar”… siempre que ella esté dispuesta a pagar el precio.

El anfitrión, que abre las puertas de la selva mientras dice “Mi casa es tu casa”, se presenta entonces como un dealer, aquel dispuesto a proveer todo lo necesario y satisfacer los deseos más ocultos. A cambio, la pueblerina recienllegada deberá dar su dinero y algo más: deberá perder su dignidad y sangrar, enfermarse y quedar de rodillas; lo que alude a la vez a sufrir los peligros de la violencia, de las drogas y del sexo (que son, claro, desde el punto de vista del cantor, las mejores cosas que la ciudad-selva tiene para ofrecer):

En la selva, bienvenida a la selva,
Mira cómo te pone de rodillas.
Voy a verte sangrar.


Las referencias sexuales cruzan toda la letra de la canción, constantemente, a veces en forma velada y otras, más bien burda, como cuando el cantor chanta: “Siente, siente mi serpentina”.

Hay que decir, a favor de este anfitrión-tentador, que no intenta engañar a su Fausta: le aclara las cosas tal cual son, y le anuncia que allí en la selva de cemento “las cosas empeoran día a día” hasta que “aprendes a vivir como un animal”. Y que termine como termine, seguramente terminará muy mal (aunque quizás eso le guste). Y su discurso de bienvenida culmina con un simpático consejo, que le pone límites al hambre de la fierecilla novata:

Puedes tener todo lo que quieras
pero más vale que no me lo quites a mí.

En el videoclip, mientras comienzan los arpegios de la memorable intro, Axl Rose hace el papel de pueblerino que llega a la ciudad, baja del micro y solo pasan dos segundos hasta que un dealer vestido como si estuviera en Matrix le ofrezca algún trato turbio, que él (con su cara de pibe de quince años) rechaza, pero enseguida pasa una chica en minifalda y él se da vuelta para mirarle el culo y entonces llaman su atención unos televisores en el escaparate de una tienda, delante de los cuales el guitarrista Slash bebe licor tirado en la calle; en las pantallas, el mismo Axl, atado a una silla eléctrica, comienza a gritar, y entonces (0:40 en el clip) culmina la intro y comienza la primera estrofa, a partir de la cual se alternan imágenes de la banda tocando en vivo con breves flashes documentales que muestran represión policial, publicidades con referencias sexuales y alusiones a diversos consumos, consumismos y consuminajes. Si no conocían la banda Guns n´ Roses (“Pistolas y rosas”), les llamará la atención la facha “Tío Cosa” del guitarrista Slash, con su galera y su melena enrulada tapándole por completo la cara, si es que hay una cara allá abajo. En el 1:05, antes de decir “knees” (“rodillas”), Axl larga un “nanananananananá” muy simpático y bastante difícil de reproducir a esa velocidad sin lenguarse la traba, la primera de una larga serie de onomatopeyas y soniduchos semiorgásmicos que van contrapunteando toda la larga serpentina de la letra, mientras se desenrolla. Hacia el final del clip, aquel muchachito pueblerino ya no existe, ya fue absorbido y deglutido por la ciudad-selva, y hacia el final del clip vuelve a mirar los televisores de la tienda, pero ahora es un roquero perdido (aunque bastante glam, diría).



Guns n´ Roses nunca estuvo entre mis bandas favoritas, pero esta canción es en mi parecer de las tres o cuatro que valen la pena escuchar, entre las que hicieron.




Welcome to the jungle

Welcome to the jungle
we got fun and games
We got everything you want honey,
we know the names
We are the people that can find
whatever you may need
If you got the money honey we got your disease

In the jungle, welcome to the jungle
Watch it bring you to your sha na na na na knees knees
I wanna watch you bleed

Welcome to the jungle
we take it day by day
If you want it you're gonna bleed
but it's the price you pay
And you're a very sexy girl
very hard to please
You can taste the bright lights
but you won't get there for free
In the jungle welcome to the jungle
Feel my, my, my, my serpentine
I,I wanna hear you scream

Welcome to the jungle
it gets worse here everyday
You learn to live like an animal
in the jungle where we play
If you got a hunger for what you see
you'll take it eventually
You can have everything you want
but you better not take it from me

In the jungle, welcome to the jungle
Watch it bring you to your sha na na na na knees knees
I'm gonna watch you plead

And when you're high
you never ever want to come down
So down, so down, so down, yeah

You know where you are?
You're in the jungle baby,
you gonna dieee

Down in the jungle welcome to the jungle
Watch it bring you to you
It's gonna bring you down, ha!
Bienvenida a la selva

Bienvenida a la selva,
tenemos diversión y juegos
Tenemos todo lo que quieras, nena,
sabemos los nombres.
Somos las personas que pueden encontrar
lo que sea que puedas necesitar,
si tienes el dinero, cariño,
tenemos la enfermedad para ti.

En la selva, bienvenida a la selva,
Mira cómo te pone de
rodillas, rodillas.
Voy a verte sangrar.

Bienvenida a la jungla
lo llevamos día a día,
si lo quieres vas a sangrar
pero es el precio por pagar
Y eres una chica muy sexy
muy difícil de complacer
Puedes probar las luces brillantes
pero no llegarás hasta allí gratis
En la selva, bienvenida a la jungla
Siente, siente mi serpentina.
Yo, yo voy a oirte gritar.

Bienvenida a la selva
empeora cada día
aprendes a vivir como un animal
en la selva donde jugamos.
Si te dan ganas de comer lo que ves
lo obtendrás, eventualmente.
Puedes tener todo lo que quieras
pero más vale que no me lo quites a mí.

En la selva, bienvenida a la selva,
Mira cómo te pone de
rodillas, rodillas.
Voy a verte rogar.

Y cuando estés volado,
nunca querés volver abajo,
tan abajo, tan abajo,sí…

¿Sabes dónde estás?
Estás en la selva, nena:
¡vas a morir!

Abajo en la selva, bienvenida a la selva,
Mira cómo te pone
Te va a derribar, ¡ja!


Y eso es todo: nos vemos la semana que viene. Compren su pasaje y los espero en la terminal. Seré el de sobretodo negro con una guía Filcar.


DJ n´ Vago

No hay comentarios:

Publicar un comentario