solo un tema por semana,
y con que le guste al diyei alcanza

martes, 27 de enero de 2015

[109] También me gusta cuando te vas



“Last goodbye”, de Jeff Buckley, por Scarlett Johansson (2009)



Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Pablo Neruda, “Poema 15” (fragmento), en
Veinte poemas de amor y una canción desesperada



Termina aquí la serie “Estás tan fuerte que ni te escucho”, y cierro a todo trapo con la presencia de Scarlett Johansson, quien ya sacó dos discos, uno con covers de Tom Waits (si conocen a Tom, saben que hacer un cover de él es fracaso asegurado, porque lo mejor de sus canciones es esa interpretación aguardentosa y sonámbula que él hace, y que es inimitable) y otro cantando a dúo con Pete Yorn (un pibe melenudo que debe hacer, supongo, country, porque no lo había escuchado nunca y la verdad, no me perdí demasiado).

No tengo los datos oficiales, pero apostaría que no le deben haber ido muy bien que digamos, a los discos. Básicamente, porque Scarlett es una cantante mala. No tan mala como para que esa maldad se vuelva una virtud, pero lo suficientemente mala como para preferir cualquier otra versión de cualquier tema cantado por ella, antes que el cover de ella.

¿Cómo es posible entonces que haya sacado dos discos? (y tal vez, quien les dice, todavía haya un tercero). ¿Cómo puede ser que hayan pasado esos temas por la radio, y (sobre todo) a ella en la tele cantándolos?

No es una buena compositora, ni una buena música, ni cantante.

Pero es linda. Muy linda.


Y es famosa.

La fama te da, en este mundo cruel en que vivimos, permiso para hacer casi cualquier cosa que se te ocurra. En la película ¿Quieres ser John Malkovich?, un ignoto titiritero titiretea el cuerpo de John Malkovich para utilizar su fama como catapulta para su carrera titiriteril. De forma parecida, otros muchos utilizaron su fama para llegar a cargos o emprender negocios en los que pareciera que no tenían mucho fundamento para triunfar: solo por citar algunos, tenemos a Ronald Reagan, un actor de westerns de segunda línea que llegó a presidente de los Estados Unidos, Schwarzenegger pasó de actor forzudo y de madera a gobernante estadual o, más cerca, Reutemann, un automovilista devenido gobernador… En el mundo del arte, un caso reciente y simpático es el de Doctor House, mejor dicho, el actor que lo interpretó, Hugh Laurie, que escribió una novela y, como toca bien el piano y le encanta el jazz viejo, sacó ya dos discos de un jazz que ya muy poca gente escucha, y los vendió un montón, porque claro, es Doctor House, loco, y a todo el mundo le da curiosidad cómo un médico tan renombrado toca canciones de jazz de los años veinte y/o de la cuenca del Mississippi.

De la misma manera, Scarlett Johansonn utilizó su imagen y su fama como actriz para lanzar su carrera musical. Y la lanzó, pero todavía no se sabe dónde habrá caído.
Porque como cantante, es una chica muy hermosa.


Tiene, además, un cuerpo notable y una bella y reconocible voz (por ejemplo, coprotagoniza la película Her solamente hablando, sin que su imagen aparezca en un solo fotograma, y lo hace muy bien).

Entonces, esto de ser cantante… digamos... ¿qué necesidad había?

No lo sé.

Pero tampoco quiero ponerme demasiado crítico, porque mirá si Scarlett lee esta entrada del blog y pierdo chances con ella.

(En caso de que estés leyendo esto, Scarlett, aclaro que todo lo que escribí antes es mentira, solo para seguirle la corriente a mis otros fans, que esperan de mí reseñas musicales ácidas y son (no quería decirlo, pero bueno, lo digo) bastante mala onda. Vos cantás muy, pero que muy bien, Scarlett. Te veo futuro. )

Paso a la canción seleccionada. La elegí, sobre todo, por las fotos del videoclip. El tema es un cover de Jeff Buckley, quien tampoco tengo idea de quién sea, y por lo tanto, debe ser un artista country también. La música es, como podrán escuchar, bastante pobre. La letra es, como podrán leer, sosa y olvidable, con frases traídas de los pelos y propuestas descolgadas (como “pienso fuerte en mis ojos blandos”, o pedirle un beso un minuto después de cortar con esa persona, y aclarar que el beso sea “por deseo, no para consolarme”).

La idea de la canción es: lo nuestro se acabó, chau. Una base que dio grandes temas musicales a lo largo de la historia, y este no es uno de ellos.

Lo interesante es que, siendo la canción original tan poco destacable, el cover de Scarlett no la arruina tanto. (Scarlett: no leas el resto del párrafo, por favor.) O sea: el cover es muy malo, pero no está tan peor que el otro. En cambio, no recomiendo que escuchen, por ejemplo, el cover que hace Johansonn de “Summertime” sin tener a mano sales aromáticas, un balde y el número de la línea de ayuda al suicida o, en su defecto, del Papa Francisco o similar, porque es una masacre intolerable.

En síntesis: Scarlett está muy bien cuando llega, cuando se va, cuando habla, cuando actúa y cuando hace casi cualquier cosa, excepto cantar.

No sé ustedes, pero yo la perdono de todo corazón.

Eso sí: ella no volverá a aparecer por este blog musical, porque tengo principios y una ética inquebrantable.

A menos que me lo pida personalmente.



Last goodbye

This is our last goodbye
I hate to feel the love between us die.
But it's over
Just hear this and then I'll go:
You gave me more to live for,
More than you'll ever know.

Well, this is our last embrace,
Must I dream and always see your face?
Why can't we overcome this wall?
Baby, maybe it's just because I didn't know you at all.

Kiss me, please kiss me,
But kiss me out of desire, babe,
and not consolation.
Oh, you know it makes me so angry
'cause I know that in time
I'll only make you cry,
this is our last goodbye.

Thinking so hard on my soft eyes,
and the memories
Offer signs that it's over, it's over.
Último adiós

Este es nuestro último adiós.
Odio sentir que el amor entre nosotros muere.
Pero se acabó,
escucha esto y entonces me iré:
me diste más por lo cual vivir,
más de lo que supiste nunca.

Bueno, este es nuestro último abrazo,
¿debo soñar y ver siempre tu cara?
¿Por qué no podemos cruzar esta pared?
Bebé, tal vez porque no te conozco
en absoluto.

Bésame, por favor bésame
pero bésame por deseo, bebé,
y no como consuelo.
Oh, sabes que me enoja tanto
porque sé que con el tiempo
solo te haré llorar:
este es nuestro último adiós.

Pienso tan fuerte en mis ojos suaves,
y los recuerdos
ofrecen signos de que se acabó, se acabó.


Y se acabó nomás esta serie. La semana que viene me retiro de la belleza ajena para adentrarme en la música propiamente dicha, con una serie dedicada a un género musical que ya apareció convenientemente indiciado en este posteo.

Se despide por consuelo, no por deseo:

DJ Vago


martes, 20 de enero de 2015

[108] El aire es libre

“Moves like Jagger”, de Maroon 5 (2011)



Como penúltima presentación de la serie “Estás tan fuerte que ni te escucho”, hice una breve encuesta entre la platea femenina (comenzando, por supuesto, por mis seis hermanas) para que me dijeran quién podría ser el nuevo Sting, un músico que se deja escuchar pero sobre todo, ver.

Me nombraron un Kurt Cobain y un Bon Jovi, pero a ellos ya los presenté en este blog (posteos 29 y 79, respectivamente), así que los descarté, y me quedé con el más actual Adam Levine, el cantante de la banda Maroon 5. Mis hermanas dicen que está muy bien, y la revista People lo nombró la persona más sexy del mundo en 2013: suficiente justificación. Si Adam no les gusta, pueden dejar su queja al pie de este posteo, y vuestra protesta será ignorada a la brevedad.



La banda Maroon 5 no es la gran cosa, desde ya les aviso. Hacen una especie de pop-rock con influencias del funk y de la música electrónica. Pero cada tanto se descuelgan con alguna canción pasable, y muy cada tanto, con una canción buena, como la que elegí hoy. La elegí porque es la que más me gusta, de la banda, y además, porque Adam aparece prácticamente en cueros durante todo el videoclip, lo que permite que sea evaluado paralelamente en las dos áreas requeridas para esta serie: el aspecto musical y el aspecto a secas.

Además de tener más tatuajes que el Pocho Lavezzi, Adam es un buen cantante. Tiene una voz extremadamente aguda, de tenor lírico, y sabe aplicarla.


Esta canción es, por un lado, un sincero y divertido homenaje a Mick Jagger (¿no me van a hacer explicar quién es Mick Jagger, no?): el título y el estribillo hacen referencia a los pasitos de baile de Jagger como lo más de lo más, y en el videoclip se pone en escena una audición en la que montón de gente imita esos pasos icónicos rolingas, enmarcados en imágenes de archivo en las que un jovencísimo Mick, durante un reportaje, cuenta que hace un par de años que está en esto de la música, y que le parece que lo que están haciendo les va a dar cuerda para al menos un añito más.

En el clip, durante la canción, todo el tiempo de van alternando las imágenes de Adam encuerado con las de los imitadores de Jagger, vestidos con algunos de los atuendos más memorables de Mick a lo largo de su larguísima carrera. En el minuto tres y pico aparece Christina Aguilera, como para que la tercera repetición del estribillo no aburra. Christina es bonita también, por cierto, aunque no al nivel de Shania Twain, de Nicole Kidman ni de la “cantante” que cerrará esta serie en el blog, la semana próxima.

“Moves like Jagger” es, básicamente, una canchereada. Una canción de levante que rebosa de confianza: una confianza infinita. Él la encara a ella y le sugiere que se vayan juntos, y que a él no importa que ella lo considere un pendejo agrandado, porque en cuanto ella lo bese o lo mire a los ojos, él le mostrará que domina todos los movimientos de Jagger, es decir, que es lo más, y entonces ella ya no podrá escapar de su hechizo. Lo interesante es que, como él aclara, “no necesito intentar controlarte”: deja que ella maneje el auto, que decida qué quiere hacer, cuándo hacerlo, y hacia dónde quiere ir. Él se siente tan confiado en sí mismo que no necesita casi hacer ningún esfuerzo para ganársela, le alcanza con moverse, con girar alrededor agitando los brazos, mientras dice “te toco pero no te toco, el aire es libre, el aire es libre”.


Una persona que se muestra así todo el tiempo debe ser insoportable. Pero una vez cada tanto, no está mal por un rato creer que nos salen igual-igual los pasitos de Jagger, que llevamos en el índice el Anillo Único y que nos alcanza con entornar los ojos y decir alguna frase a lo Bogart para que los girasoles nos miren y las margaritas se desmayen a nuestro paso.

La música acompaña esa onda haciendo girar la canción alrededor de un silbido funky súper canchero y pegadizo.

https://www.youtube.com/watch?v=iEPTlhBmwRg



Moves like Jagger

Just shoot for the stars if it feels right
Then aim for my heart if you feel like
Take me away and make it okay
I swear I'll behave

You wanted control, so we waited
I put on a show, now I make it
You say I'm a kid, my ego is big
I don't give a shit

And it goes like this
Take me by the tongue and I'll know you
Kiss me till you're drunk and I'll show you
All the moves like Jagger
I've got the moves like Jagger
I've got the moves like Jagger

I don't need to try to control you
Look into my eyes and I'll own you
With them moves like Jagger
I've got the moves like Jagger
I've got the moves like Jagger

Maybe it's hard
when you feel like you're broken and scarred
Nothing feels right
But when you're with me,
I'll make you believe
That I've got the key
So get in the car,
we can ride it
Wherever you want, get inside it
And you want to steer,
but I'm shifting gears
I'll take it from here

And it goes like this
Take me by the tongue and I'll know you
Kiss me 'til you're drunk and I'll show you
All the moves like Jagger
I've got the moves like Jagger
I've got the moves like Jagger

I don't need to try to control you
Look into my eyes and I'll own you
With them moves like Jagger
I've got the moves like Jagger
I've got the moves like Jagger

You want to know how to make me smile
Take control, own me just for the night
And if I share my secret
You're gonna have to keep it
Nobody else can see this
So watch and learn,
I won't show you twice
Head to toe, oh baby rub me right

If I share my secret,
you're gonna have to keep it
Nobody else can see this

And it goes like this
Take me by the tongue and I'll know you
Kiss me 'til you're drunk and I'll show you
All the moves like Jagger
I've got the moves like Jagger
I've got the moves like Jagger

I don't need to try to control you
Look into my eyes and I'll own you
With them moves like Jagger
I've got the moves like Jagger
I've got the moves like Jagger

Los movimientos de Jagger

Solo dispara a las estrellas si se siente bien,
luego apunta a mi corazon si te dan ganas,
llevame lejos y hacelo bien,
juro que me comportaré.

Querías control, así que esperamos,
yo presentaba un show, ahora lo hago
decís que soy un chico, que mi ego es grande:
no me importa una mierda.

Y dice algo así:
Agarrame de la lengua y te conoceré,
besame hasta que estés ebria y te mostraré
todos los movimientos de Jagger.
Tengo los pasos de Jagger,
tengo los pasos de Jagger.

No necesito intentar controlarte:
mirame a los ojos y sos mía
con los movimientos de Jagger.
Tengo los pasos de Jagger,
tengo los pasos de Jagger.

Quizás es difícil
cuando te sentís roto y cortado
nada se siente bien.
Pero cuando estés conmigo,
te haré creer
que tengo la llave,
así que metete en el coche,
podemos manejarlo
hacia donde quieras, metete.
Y querés conducir,
pero yo pongo los cambios,
yo sigo desde acá.

Y dice algo así:
Agarrame de la lengua y te conoceré,
besame hasta que estés ebria y te mostraré
todos los movimientos de Jagger.
Tengo los pasos de Jagger,
tengo los pasos de Jagger.

No necesito intentar controlarte:
mirame a los ojos y sos mía
con los movimientos de Jagger.
Tengo los pasos de Jagger,
tengo los pasos de Jagger.

Querés saber cómo hacerme reír,
tomá el control, teneme por esta noche,
y si comparto mi secreto,
vas a tener que guardarlo,
nadie más puede ver esto,
así que mirá y aprendé,
no te lo mostraré dos veces,
de la cabeza a los pies, oh baby, frótame bien.

Y si comparto mi secreto,
vas a tener que guardarlo,
nadie más puede ver esto.

Y dice algo así:
Agarrame de la lengua y te conoceré,
besame hasta que estés ebria y te mostraré
todos los movimientos de Jagger.
Tengo los pasos de Jagger,
tengo los pasos de Jagger.

No necesito intentar controlarte:
mirame a los ojos y sos mía
con los movimientos de Jagger.
Tengo los pasos de Jagger,
tengo los pasos de Jagger.



Practiquen estos días, que la semana que viene empiezan las audiciones.


Aleteo con los codos como gallito mientras piso cantos rodados, y así me despido hasta el martes:


DJ Vago

martes, 13 de enero de 2015

[107] Para sentir como siento



“Man! I Feel Like A Woman”, de Shania Twain (1999)

 

Como tercera entrega de la serie “Estás tan fuerte que ni te escucho”, presentaré, creo que por primera vez, un tema country. Compuesto por la cantautora canadiense Shania Twain, y titulado “¡Hombre! Siento como una mujer”.

Para los que no lo conocen, el country es como una versión limitada y opiácea (por lo aburrida, no por lo adictiva) del folclore de acá. Pero hace furor, en América del Norte. Y por eso tienen  allá un enorme ejército de compositores e intérpretes que siguen haciendo country a lo loco. Eso no hace subir al género en mi ránking, pero al menos lo hace más diverso.

Y entonces en los noventas aparece Shania, que hace un country-pop modernizado y con sentido del humor, y le va muy bien, con canciones como la que presento hoy, que muy probablemente todos los lectores mayores de edad de este blog escucharon alguna vez.
(Nota: si no son mayores de edad, lean este blog solamente bajo la supervisión de un adulto responsable. No ese no, otro.)

Cuando escuchen la canción notarán que empieza con un riff de trompeta y una onda vodevil, en 4/4 y tono mayor, con un larguísimo estribillo bordado por unos “oóh-oh-óh”, que culmina en la línea “Man! I feel like a woman”, que es, como corresponde, el título.

Cuando vean el clip, notarán que Shania Twain está más que bien. Está muy maquillada, sí, pero créanme que a cara lavada se la banca también.


Sin embargo, el clip no solo es memorable por ella, sino porque es, en su conjunto, una parodia muy divertida de otro clip famoso, el de “Adicto al amor”, de Robert Palmer (que no es pariente de los Palmer de Twin Peaks, pero bien podría). Un videoclip muy bizarro donde Palmer, vestido con camisa blanca y corbata y pantalones negros delante de un telón rojizo de cielo nuboso, aparece rodeado de cinco chicas modelos, todas vestidas iguales, con los labios fosforescentes de rojos y el pelo atado, que simulan que tocan instrumentos musicales (cuando es evidente que no tienen ni la más pálida idea) mientras hacen un pasito lateral cuasi bailantero. 


En la canción, que es bastante machista por cierto, Beto le dice a una mujer que aunque quiera disimular, él la conoce bien; que ella debe aceptar que es una adicta al amor, y que él solo necesitará darle un beso para conquistarla. Vean:



En su parodia, Shania, rodeada por cinco modelos varones vestidos iguales (pantalones brillosos de cuero, camisetas rojas semitransparentes y ceñidas) y que hacen también su pasito lateral, ubicados en la misma disposición, con un telón de fondo bastante parecido al del clip de Palmer, y ella vestida de blanco y negro y con los labios rojo fuego, le responde a Roberto que la cosa (ser mujer) no es como la presenta él, sino bastante diferente. Que las chicas no son adictas ni se mueren por que las levanten, sino solamente quieren divertirse (la onda de esta letra de esta canción es muy parecida a la de “Las chicas solo quieren divertirse”, el excelente tema de Cindy Lauper que debería aparecer alguna vez por este blog). Ella está cansada y aburrida, y quiere salir y divertirse un poco (con él).



Como sucede a menudo con el inglés, hay varias formas de interpretar la letra, y todas esas formas se complementan. Comenzando por el “I feel like a woman” de la canción, que podría traducirse de tres formas: “tengo sentimientos como una mujer”, “me siento como una mujer” y, en tanto feel significa también sentir táctilmente (meter mano): “toco como una mujer”.

Yo preferí traducir en primera persona versos como estos:

Oh, oh, oh, go totally crazy / forget I'm a lady

, pero también podrían traducirse en segunda, como una indicación para él, el hombre a quien se menciona en el estribillo: “volvete loco / olvidá que soy una dama”.

Como decía el Chapulín Colorado: la idea es esa.

A medida que avanza la canción, Shania abandona su look de domadora de circo para mostrar un poco más de carne (y que escuchó la letra de su propia canción, que ya anunciaba lo de “camisa de hombre y minifalda”); el abandono del sobretodo negro genera que uno de los seudomúsicosmodelos se relama (un gesto que copia-parodia también el clip de “Addicted to love”). Al minuto 3 ella se saca también la galera para mostrar que, efectivamente, se tiñó el pelo de rojo, para engamar con sus modelos.

En síntesis: no es una canción maravillosa, pero sí logra ser divertida y se deja escuchar. Y tiene un clip muy mirable, incluso para la platea femenina.

Shania Twain es, claramente, una cara bonita de la música, pero nadie puede decir que es solamente eso: le pone onda.



Man! I feel like a woman

Les go, girls!
I'm going out tonight-I'm feelin' alright
Gonna let it all hang out
Wanna make some noise-
really raise my voice
Yeah, I wanna scream and shout
No inhibitions-make no conditions
Get a little outta line
I ain't gonna act politically correct
I only wanna have a good time

The best thing about being a woman
Is the prerogative
 to have a little fun and...

Oh, oh, oh, go totally crazy
forget I'm a lady
Men's shirts short skirt.
Oh, oh, oh, really go wild
yeah, doin' it in style
Oh, oh, oh, get in the action
feel the attraction
Color my hair
do what I dare
Oh, oh, oh, I wanna be free-yeah,
to feel the way I feel
Man! I feel like a woman!

The girls need a break-tonight
 we're gonna take
The chance to get out on the town
We don't need romance
we only wanna dance
We're gonna let our hair hang down

The best thing about being a woman
Is the prerogative
to have a little fun and...

Oh, oh, oh, go totally crazy
forget I'm a lady
Men's shirts-short skirts
Oh, oh, oh, really go wild
yeah, doin' it in style
Oh, oh, oh, get in the action
feel the attraction
Color my hair
do what I dare
Oh, oh, oh, I wanna be free
yeah, to feel the way I feel
Man! I feel like a woman!

I get totally crazy
Can you feel it?
Come, come, come on baby
I feel like a woman.
¡Hombre! Siento como una mujer

¡Vamos, chicas!
Voy a salir esta noche, me siento bien.
Voy a dejar todo colgado,
quiero hacer algo de ruido,
realmente levantar mi voz
Sí, voy a aullar y gritar
sin inhibiciones, sin poner condiciones
pasarme un poco de la raya.
No voy a actuar políticamente correcta
solo quiero pasarla bien.

La mejor cosa sobre ser una mujer
es la prerrogativa
de tener un poco de diversión y...

Oh, oh, oh, me vuelvo re loca
olvido que soy una dama
camisas de hombre polleras cortas.
Oh, oh, oh, me pongo salvaje
sí, con estilo.
Oh, oh, oh, entro en la acción
siento la atracción
Tiño mi pelo
hago lo que me atrevo.
Oh, oh, oh, quiero ser libre, sí,
para sentir como siento:
¡Hombre! Siento como una mujer.

Las chicas necesitan un descanso esta noche, vamos a tomar
la oportunidad de salir del pueblo.
No necesitamos romance
solo queremos bailar
vamos a soltarnos el pelo.

La mejor cosa sobre ser una mujer
es la prerrogativa
de tener un poco de diversión y...

Oh, oh, oh, me vuelvo re loca
olvido que soy una dama
camisas de hombre polleras cortas.
Oh, oh, oh, me pongo salvaje
sí, con estilo.
Oh, oh, oh, entro en la acción
siento la atracción
Tiño mi pelo
hago lo que me atrevo.
Oh, oh, oh, quiero ser libre, sí,
para sentir como siento:
¡Hombre! Siento como una mujer.

Me vuelvo totalmente loca
¿puedes sentirlo?
Vamos, vamos, vamos bebé,
me siento como una mujer.


Como bonus track, y también de Shania, “Desde este momento”, una canción melosa y olvidable onda Celine Dion, que solo se puede escuchar hasta el final si se (la) está viendo (en) el videoclip.


Eso es todo por hoy. Ya mismo me pongo mis lentes de sol, mi body transparente y mis pantalones de charol y salgo a practicar el pasito por las calles del barrio. Si me encuentran saluden, les pido, no se hagan los que no me vieron.

Y sientan(se) bien,


DJ Vago

martes, 6 de enero de 2015

[106] Vigilar y castigar


“Every breath you take”, de The Police, en su álbum Synchronicity (1983)



Como segunda entrega de la serie “Estás tan fuerte que ni te escucho”, voy con “Every breath you take”, un famosísimo tema de la banda inglesa The Police. No todos los de la banda son lindos, sino solo uno de los tres. Adivinen cuál:



Sí, acertaron.

Durante toda mi infancia tuve que escuchar las discusiones de mis hermanas mayores que se repartían, y a veces oscilaban, entre estar enamoradas de mi tío Serrat y de Sting. Porque si bien ahora Serrat ya es un respetable abuelo y Sting es una especie de León Gieco que toca música hindú con la Filarmónica de Londres, a comienzos de los ochentas eran un tsunami de facha, y todas las chicas morían por uno o por el otro, o por el que anduviera más cerca, o por los dos.

(Vuelvo a aclarar, por las dudas, que aunque siempre llamo “tío” a Joan Manuel Serrat, en realidad los Vagot no tenemos relación de parentesco con él, así que las calenturas de mis hermanas no pueden considerarse incestuosas.)



En muchos casos (especialmente en la última década), ser de buen ver resulta, para armar una carrera musical, mucho más importante que tener cualquier idea o conocimiento musical. Hay excepciones, por supuesto (te nombro una Lady Gaga, un Cee-lo Green, un Chaqueño Palavecino); pero prendan la tele en un canal de videoclips y comprobarán sin esfuerzo la regla general.

En el caso de Sting, sin embargo, sería injusto decir que armó su carrera poniendo la cara. Que lo habrá ayudado, no digo que no. Pero resulta que es un buen músico (muy por encima del promedio, en el rubro bandas de rock), capaz de componer buenas canciones (mejores de música que de letra, en general), con una voz aceptable, y que trajo al rock mundial un cóctel novedoso: mezclar influencias del reggae (bastante), el punk (poquito) y el jazz (un montón). Casi nadie siguió esos pasos; Lady Gaga, ya que la mencioné, sí tiene mucha influencia del jazz: cualquier infeliz hace reggae (mal), pero para que el jazz no te resbale tenés que tener, sí o sí, séptimo grado aprobado.

En la canción elegida hoy, por ejemplo, Sting, además de mostrar su peinado sobashh, hacer caritas y practicar la “mirada azul” de Zoolander, toca el contrabajo, lo que si bien no parece necesario (un bajo habría sido más que suficiente, para establecer la base armónica) es un gesto simbólico con un instrumento típico del jazz (en especial cuando se toca sin arco, en pizzicato (directamente con los dedos), como hace Sting).


En el clip aparecen también cuatro viejos tocando el violín y un pianista, pero la verdad, los tienen trabajando a reglamento, hacen cinco notas, con toda la furia. Trabaja mucho más el que limpia las ventanas de atrás, mientras The Police toca.

Ya que estamos, me detengo un poco para hacer aquí un antihomenaje a Sting y sus amigos: eligieron el peor nombre del mundo para una banda de rock. El peor. Mirá que es fácil, eh, que casi cualquier sustantivo te da un nombre decente de banda de rock: piedritas (Rolling Stones), escarabajos (Beatles ),  animales (The Animals, Gorillaz, Los Gatos, Los Ratones Paranoicos), referencias religiosas (Vox Dei, Genesis, Nirvana), palabras fuera de lugar o rejuntadas (Led Zeppelin, Serú Girán, Attaque 77, The Who, Evanescense)… Pero no, estos pibes eligen, como nombre para su banda de rock, “La Policía”. No sé si se quisieron hacer los graciosos o son demasiado boludos. Después se preguntaban por qué les costaba tanto triunfar, en sus comienzos: cada vez que el presentador del pub anunciaba “Aquí llega La Policía”, dos tercios de la concurrencia escapaba.

En todo caso, que “La Policía” haya sido una banda de rock exitosa es una muestra más del talento musical de sus integrantes, capaz de sobreponerse a los mayores obstáculos.
O una muestra del masoquismo inconsciente de la juventud roquera, capaz de volverse fan de “La Policía” y de escuchar, embelesados, una canción como “Every Breath you Take” (traducción literal: “cada aliento que tomes”; traducción más lógica: “cada vez que respires”), que es, por cierto, opresiva, siniestra y policial.


Básicamente, el cantor (podría ser una chica, pero la onda del narrador, como dije, es policial y por lo tanto masculina) le dice a la ex novia que la va a estar vigilando 24/7. Que no va a poder ni ir a mear sin que él esté ahí mirándola. ¿Por qué? Porque aunque ella se fue, él sigue pensando que ella “le pertenece”. Sos mía, y por eso te voy a estar vigilanteando todo el día: porque cualquier cosa que hagas (por ejemplo, cualquier acercamiento amoroso que tengas con otra persona) será para mí una falta, un pecado.

La canción solo dice que la va a seguir y perseguir y “observar”, pero la amenaza latente es que después viene el palazo, el correctivo para esas “faltas”. Porque Vigilar y Castigar suelen ir juntos, al río (y el que se ahoga sos vos).

Lean la letra, en serio: es terrible.


Y sin embargo, resulta que a todo el mundo le encanta la canción, y que como suena simpática, es considerada, por abrumadora mayoría, como una balada de amor.

Esto es lo que yo llamo (en un paper que tiene pendiente de publicación la revista Cientific American desde hace 19 años) “la paradoja del reggae”: cuando la música es alegre y sencilla, nadie nota la profundidad o negatividad de la letra.

Pienso por ejemplo en montones de canciones de Bob Marley. Por mencionar una que me encanta: “Time will tell” (“el tiempo dirá”), con su alegre estribillo: “Solo el tiempo, el tiempo lo dirá: pensás que estás en el cielo, pero vivís en el infierno”. Casi ninguno de los miles de músicos que hicieron reggae fuera de Jamaica tomaron la veta política y subversiva de sus letras.

Y en esta canción de “The Police” pasa algo parecido: a nadie parece molestarle que sea nefasta, la letra. Sting confesó que cuando pensó la línea “estaré observándote” estaba pensando en el Gran Hermano de la novela 1984 de Orwell. También contó que una vez se le acercó una pareja para pedirle un autógrafo y le dijeron que “Every breath” era su canción favorita, y que la habían elegido para que sonara durante su boda. “Seguro les va a ir bárbaro”, les contestó Sting (que había compuesto este tema mientras se divorciaba de su primera esposa).

Mundo loco.

Aunque conozco a varias a quienes no les molestaría que Sting las mirara todo lo que se le cante.



https://www.youtube.com/watch?v=OMOGaugKpzs


Every breath you take

Every breath you take
Every move you make
Every bond you break
Every step you take

I'll be watching you

Every single day
Every word you say
Every game you play
Every night you stay

I'll be watching you

Oh can't you see
You belong to me
How my poor heart aches with every step you take

Every move you make
Every vow you break
Every smile you fake
Every claim you stake

I'll be watching you

Since you've gone
I've been lost without a trace
I dream at night I can only see your face
I look around but it's you I can't replace
I feel so cold and I long for your embrace
I keep crying baby, baby, please.

Oh can't you see
You belong to me
How my poor heart aches with every step you take

Every move you make
Every vow you break
Every smile you fake
Every claim you stake

estaré observándote.
Cada vez que respires

Cada respiración que tomes
cada movimiento que hagas
cada lazo que rompas
cada paso que tomes

estaré observándote.

Cada uno de los días
cada palabra que digas
cada juego que juegues
cada noche que te quedes

estaré observándote.

Oh, ¿no te das cuenta
de que me perteneces?
¿De cómo duele mi pobre corazón
con cada paso que das?

Cada movimiento que hagas
cada voto que rompas
cada sonrisa que finjas
cada demanda que inicies

estaré observándote.

Desde que te fuiste
estuve perdido sin rumbo
sueño en la noche y solo puedo ver tu cara,
miro alrededor pero no puedo reemplazarte
me siento tan frio y añoro tu abrazo
sigo llorando, bebé, bebé, por favor.

Oh, ¿no te das cuenta
de que me perteneces?
¿De cómo duele mi pobre corazón
con cada paso que das?

Cada movimiento que hagas
cada voto que rompas
cada sonrisa que finjas
cada demanda que inicies

estaré observándote.


Eso es todo por hoy, me despido hasta la semana que viene, donde seguiré haciendo mi personal recuento de los bellos y las bellas de la música contemporánea.

Hasta el martes próximo. Y ojito que los estoy mirando, eh.


Dj Vago