solo un tema por semana,
y con que le guste al diyei alcanza

lunes, 28 de abril de 2014

[76] Alcé un tomeito y lo creí una flor



“Lets call the whole thing off”, de Ira y George Gershwin (1937), por Ella Fitzgerald y Louis Armstrong (1959)


Comienza aquí la serie “ella dice él dice” y empiezo con un epígrafe, un poema de e.e. cummings (no estoy especialmente vago: va con minúscula el nombre, él escribía así, como leerán ahora, si es que no lo conocían de antes). Conviene leer primero en inglés aunque no entiendan, porque suena mejor y se escuchan las rimas internas; y después recién leer la traducción.

may i feel said he

may i feel said he
(i’ll squeal said she
just once said he)
it’s fun said she

(may i touch said he
how much said she
a lot said he)
why not said she

(let’s go said he
not too far said she
what’s too far said he
where you are said she)

may I stay said he
(which way said she
like this said he
if you kiss said she

may I move said he
is it love said she)
if you’re willing said he
(but you’re killing said she

but it’s life said he
but your wife said she
now said he)
ow said she

(tiptop said he
don’t stop said she
oh no said he)
go slow said she

(cccome? said he
ummm said she)
you’re divine! said he
(you are Mine said she)

 e.e. cummings
puedo sentir dijo él

puedo sentir dijo él
(voy a gritar dijo ella
solo una vez dijo él)
es divertido dijo ella

(puedo tocar dijo él
cuánto dijo ella
un montón dijo él)
por qué no dijo ella

(vamos dijo él
no tan lejos dijo ella
qué es tan lejos dijo él
donde estás dijo ella)

puedo quedarme dijo él
(de qué modo dijo ella
así dijo él
si besás dijo ella

puedo moverme dijo él
es amor dijo ella)
si andás queriendo dijo él
(pero estás matando dijo ella

pero es la vida dijo él
pero tu esposa dijo ella
ahora dijo él)
au dijo ella

(pipícucú dijo él
no pares dijo ella
oh no dijo él)
más lento dijo ella

(vvenís? dijo él
ummm dijo ella)
sos divina! dijo él
(sos Mío dijo ella)

e.e. cummings


No, no van a ser canciones eróticas, ni tampoco de Pimpinela (aunque podría haber alguna de Pimpinela, pero no me dan ganas). Sí canciones en las que haya dos voces en diálogo, una de una ella, otra de un él.

La canción que debería encabezar esta serie es “Scarborough fair”, pero ya hablé della, así que remítanse a la entrada correspondiente (“Bouquet garni de lo imposible”) y dense por encabezados. Esta semana voy con la gran canción de “resolvamos constructivamente nuestras diferencias de opinión”, que se titula “Lets call the whole thing off”, un nombre muy complicado cuya mejor traducción es “Cortémosla” y que, en honor a la verdad, es conocida en todo el mundo como “la canción de poteito-potato”.


El tema fue compuesto por los hermanos Ira y George Gershwin. Ira (sobrenombre de “Israel”), el mayor, era un gran letrista y libretista; George, el menor, un gran músico. La fama que alcanzó George, en especial después de la ópera Porgy and Bess, como que opacó el trabajo de su hermano. Sin embargo, eran capos los dos, y aquí lo demuestran en esta canción rítmica, ocurrente, entretenida y a la vez profunda, pues trata con maestría de la espinosa cuestión (cuejtión) de las palabras, los malentendidos, las cosas que nos separan y las que nos unen.

Los Gershwin compusieron este tema como parte de la banda de sonido de la película Shall We Dance (“¿Bailamos?”), protagonizada por Fred Astaire y Ginger Rogers (en esta serie habrá, además de esta, otra canción compuesta especialmente para un film). La de ¿Bailamos? es, entonces, la versión “oficial” de la canción, en una escena en que Ginger y Fred cantan y bailan en patines. Hacen la canción lo más simpática, canyengue e intrascendente que pueden: sin embargo, les queda bien igual, porque es una buena canción.




Pero esa versión no es, ni cerca, la mejor: la mejor es la que elegí hoy, y es, por supuesto, la de Ella Fitzgerald y Louis Armstrong, de 1959.

(Digresión: los fans del jazz clásico y de Billie Holliday pueden discutir aquí el “por supuesto”, pues Lady Day hizo una muy buena versión de este tema en 1937; pero no creo que sean tantos tampoco, así que me la banco, y que me vengan a buscar. https://www.youtube.com/watch?v=Dnf5HnW8C4E

Los fans de los Simpsons también podrían decir que la versión de Homero y Marge es mejor que la que elegí, pero nadie les creería, porque los nerds no tienen credibilidá niuna. https://www.youtube.com/watch?v=1i84nXLjIbE . Fin de la digresión).

La versión de Ella y Louis es, como todo lo que cantaron juntos, oro en polvo. No podían competir con Ginger y Fred en el patinaje ni en la rapidez de pies, pero cantando les pasaban el trapo (a ellos y al 99,99999999% de los humanos). Bastaba para ello con sumar la voz delicada, dulce y tersa como el filo de un cuchillo de Ella, y el tono rasposo de ultratumba entrañable de Él.

La letra (en la versión de Ella & Louis reducen una estrofa, probablemente para cortarla de una vez antes de que se haga largo el tema); la letra, decía, habla, con la excusa de las diferencias de pronunciación entre distintas personas (el famoso “tomeito-tomato, poteito-potato”), de una relación amorosa, y de los ires y venires y las discusiones y las diferencias, y cómo, a pesar de todas esas diferencias, hay algo que nos une y nos permite “cortarla con todo eso” y seguir juntos, porque en el fondo nos necesitamos. Los románticos como yo diremos que ese algo es el amor. Los demás, digan lo que quieran.

En inglés, las diferencias de pronunciación que describe la canción se relacionan con las clases sociales: una es la pronunciación “high class”; la otra, la proletaria. Para hacer el equivalente en castellano habría que cambiar de sustantivos (“banana” no tiene grandes diferencias de pronunciación, en castellano), y era demasiado trabajo, así que paso, traduje más o menos literal; sepan disculpar las diferencias.

https://www.youtube.com/watch?v=J2oEmPP5dTM





Let's call the whole thing off

Things have come to a pretty pass
Our romance is growing flat,
For you like this and the other
While I go for this and that.
Goodness knows what the end will be
Oh I don't know where I'm at
It looks as if we two will never be one
Something must be done:

You say either and I say either,
You say neither and I say neither
Either, either
Neither, neither
Let's call the whole thing off.

You like potato and I like potahto
You like tomato and I like tomahto
Potato, potahto,
Tomato, tomahto.
Let's call the whole thing of
But oh, if we call the whole thing off
Then we must part
and oh, if we ever part, then that might break my heart

So if you like pyjamas
and I like pyjahmas,
I'll wear pyjamas
and give up pyajahmas
for we know we need each other so
we better call the whole thing off
let's call the whole thing off.

You say laughter and I say larfter
You say after and I say arfter
Laughter, larfter
after arfter
Let's call the whole thing off,
You like vanilla and I say vanella
you saspiralla, and I saspirella
vanilla vanella
chocolate strawberry,
let's call the whole thing of
but oh if we call the whole thing of
then we must part
and oh, if we ever part,
then that might break my heart

So if you go for oysters
and I go for ersters
I'll order oysters
and cancel the ersters
for we know we need each other
we better call the calling off off,
let's call the whole thing off.

I say father, and you say pater,
I saw mother and you say mater
Pater, mater
Uncle, auntie
let's call the whole thing off.

I like bananas and you like banahnahs
I say Havana and I get Havahnah
Bananas, banahnahs
Havana, Havahnah
Go your way, I'll go mine

So if I go for scallops
and you go for lobsters,
So all right no contest
we'll order lobseter
For we know we need each other
we better call the calling off off,
let's call the whole thing off.
Cortémosla con todo esto

Las cosas se pusieron bravas,
nuestro romance se está estancando,
porque a vos te gusta esto y lo otro
mientras yo voy por eso y aquello.
Dios sabe cuál será el final,
oh, no sé ya dónde estoy,
parece como si nunca vamos a ser uno.
Algo tiene que hacerse:

Vos decís cualquiera y yo digo cuarquiera,
vos decís ninguno y yo digo niuno.
Cualquiera, cuarquiera,
ninguno, niuno,
cortémosla con todo esto.

Te gustan las papas, y a mí las patatas,
te gusta el tomate y a mí el jitomate.
Papa, patata,
tomate, jitomate,
cortémosla con todo esto.
Pero oh, si la cortamos con todo
entonces deberemos separarnos,
y oh, si alguna vez nos separamos, eso podría romper mi corazón.

Así que si te gustan los piyamas
y a mí me gustan los pijamas,
me pondré un piyama
y abandonaré el pijama,
porque sabemos que nos necesitamos, así que
más vale que la cortemos con todo esto,
cortémosla con todo esto.

Vos decís risas y yo digo risah,
vos decís después y yo digo dehpué.
Risas, risah,
después, dehpué,
cortémosla con todo esto.
Te gusta la vainiya y yo digo vainillia,
tú sarsaparriya y yo zarzaparrillia.
Vainiya, vainillia,
chocolate, frutilla:
cortémosla con todo esto.
Pero oh, si la cortamos con todo
entonces deberemos separarnos,
y oh, si alguna vez nos separamos, eso podría romper mi corazón.

Así que si elegís ojtrah
y yo quiero ostras
voy a pedir ojtrah
y cancelaré las ostras,
porque sabemos que nos necesitamos, así que
más vale que la cortemos con el cortadero:
cortémosla con todo esto.

Yo digo pare y vos decís padre,
yo digo mare y vos decís madre.
Pare, mare,
tío, tiíta:
cortémosla con todo esto.

Me gustan las bananas y a vos las bananah,
yo digo jabana y me como un havanna,
bananas, bananah,
jabana, havanna,
andá por tu ruta, yo por la mía.

Así que si quiero vieiras
y vos vas por langostas
está bien, no hay discusión:
pediremos las angostas,
porque sabemos que nos necesitamos, así que
más vale que la cortemos con el cortadero:
cortémosla con todo esto.


Eso es todo por hoy, ya se me cansan loj ojos. La semana que viene, si me pongo de acuerdo conmigo mismo, habrá otra canción con ella (otra) y con (algún) él.

Los saluda tomeitamente,

DJ Vago



lunes, 21 de abril de 2014

[75] All inclusive


“Holiday in Cambodia”, por The Dead Kennedys (1980)



Ya estamos a la altura de la mitad de esta temporada, y hoy cierra la serie “Bizarro Oriente” con el tema “Vacaciones en Camboya”, del grupo punk estadounidense The Dead Kennedys (Los Kennedys Muertos).

Desde su propio nombre, y a partir de temas como “Maten a los pobres”, “California über alles” y el elegido de esta semana, The Dead Kennedys se propusieron escandalizar a la sociedad estadounidense, cada vez más inmersa en su romance con un capitalismo salvaje, expansivo y militarista, y cerrando cada vez más fuerte los ojos a las consecuencias de ello en todo el mundo.

La banda se formó, en 1978, con Jello Biafra (el cantante), East Bay Ray, Klaus Floride y 6025 (quien se retiró del grupo antes de 1980). Obviamente, son todos alias: no sería buena onda llamar “6025” a un bebé. A menos que justo el día de su nacimiento uno haya acertado la quiniela con ese número.


Como pronto veran, el tema no tiene nada de bizarro, excepto tal vez la pinta y los movimientos de Jello Biafra en el videoclip. Sí es una canción sumamente irónica, mal cantada y sin contemplaciones, como corresponde a un buen tema punk. En este caso, se matan dos pájaros de un tiro, y se ataca, al mismo tiempo, por un lado, a las clases altas estadounidenses, conformistas, adineradas y prepotentes; por otro, a la sanguinaria dictadura maoísta de Pol Pot en Camboya, que hizo que bajara la población de ese país de siete millones de personas a cinco millones en un año y medio. Algunos lograron escapar del país, pero varios cientos de miles de Camboyanos, incluyendo niños y ancianos, fueron torturados, asesinados y desaparecidos en campos de concentración y exterminio.

La canción tiene, como cualquier típico tema punk, un ritmo incesante y una melodía sumamente básica. En ella, se le habla a un joven estadounidense, posiblemente un muchacho de familia acomodada, que se cree que sabe lo que es el sufrimiento de los pobres porque escucha rap en el estéreo de su cerokaeme.

Al pibe se lo compara con un “sneech de estrella en la panza”, referencia a un cuento para niños del Dr. Seuss protagonizado por los sneechs, unos bichos amarillos muy graciosos. Algunos de los sneech tienen una estrella verde en la panza y otros no; lo que sí tienen estrella discriminan y desprecian a los que no tienen, hasta que llega al pueblo un tipo que les empieza a vender, a los sneech sin estrella, una máquina de tres dólares que les dibuja una estrella en la panza. Entonces, los sneech que tenían la estrella originalmente ya no pueden sentirse superiores, y le compran al mismo vendedor otra máquina, por diez dólares, para borrarse la estrella. Y así sigue el cuento, el vendedor subiendo el precio y vendiéndoles a los sneeches máquinas que ponen o sacan la estrella en la panza, así pueden seguir discriminándose o intentando no ser discriminados.


Bueno, a ese pibe agrandado, snob, despreciable, dispuesto a todo por hacerse rico, se le da la peor noticia, que es a la vez la solución a sus problemas: unas buenas vacaciones en Camboya, “all inclusive”. Ahí sí que va a conocer por fin un lugar donde todos están de acuerdo y el gobierno hace obra, donde se trabaja duro y los barrios pobres tienen mucha alma.



Eso sí: se le aconseja al joven que ponga una vida extra en la valija, por las dudas. Porque allí en el Lejano Este sí que va a estar solo, lejos de la billetera de papi, y no lo va a acompañar ni el desodorante (“Right Guard” es una marca de desodorante, y a la vez, una referencia a las guardias militares y paramilitares de derecha).

La tapa del single original muestra una escena de la masacre de Tailandia en octubre de 1976: la foto de un integrante de una turba de derecha que le está por dar un sillazo al cadáver (recién linchado y colgado por ellos mismos) de un estudiante que reclamaba por mejoras en la educación.


El videoclip, lanzado un año después que el single, entrevera escenas documentales de la Guerra de Vietnam con la histriónica interpretación de Jello Biafra, con su remera animal print rosa, jeans rotos y guantes verdes. 
https://www.youtube.com/watch?v=Qr6NOsluHYg



El sonido del clip es malísimo, no se llega a entender casi lo que dice. No es que a los Kennedys les importe mucho, tampoco. Pero pongo otro link de la grabación del disco, donde sí se escucha un poquito mejor la canción.

https://www.youtube.com/watch?v=N7HNJVnn9Ms

Es, sin dudas, una canción irónica e inquietante, muy apropiada para no olvidar la clase de mundo en que estamos viviendo, y que no todos los lugares, ni todas las personas, somos iguales. Y para desearles a nuestros seres no-queridos un buen Baño María de Realidad, aunque sea durante el próximo fin de semana largo.

Holiday in Cambodia

So you been to school
For a year or two
And you know you've seen it all
In daddy's car
Thinkin' you'll go far
Back east your type don't crawl!

Play ethnicky jazz
To parade your snazz
On your five grand stereo
Braggin' that you know
How the niggers feel cold
And the slums got so much soul

It's time to taste what you most fear
Right Guard will not help you here

Brace yourself, my dear:

It's a holiday in Cambodia
It's tough, kid, but it's life
It's a holiday in Cambodia
Don't forget to pack a life.


You're a star-belly sneech
You suck like a leach
You want everyone to act like you
Kiss ass while you bitch
So you can get rich
But your boss gets richer off you

Well you'll work harder
With a gun in your back
For a bowl of rice a day
Slave for soldiers
Till you starve
Then your head is skewered on a stake

Now you can go where people are one
Now you can go where they get things done

What you need, my son:

Is a holiday in Cambodia
Where people dress in black
A holiday in Cambodia
Where you'll kiss ass or crack

Pol Pot, Pol Pot, Pol Pot, Pol Pot.

And it's a holiday in Cambodia
Where you'll do what you're told
A holiday in Cambodia
Where the slums got so much soul.

Vacaciones en Camboya

Así que fuiste a la escuela
durante un año o dos
y sabés que lo viste todo
en el coche de papá
pensando que llegarás lejos
de vuelta al Este, ¡tu clase de gente no se arrastra!

Ponés jazz étnico
para alardear tu onda
en tu estéreo de cinco mil dólares
presumiendo que sabés
cómo los negros sienten el frío
y los barrios bajos tienen tanta alma.

Es hora de probar lo que más temés,
la Guardia Correcta no te ayudará aquí.
Preparate bien, mi querido:

Son unas vacaciones en Camboya,
es duro, nene, pero es la vida.
Son unas vacaciones en Camboya,
no te olvides de empacar una vida.

Sos un esneech con estrella en la panza,
chupás como una sanguijuela,
querés que todos actúen como vos,
besás culos mientras te dejás
para poder hacerte rico,
pero tu jefe se hace más rico que vos.

Trabajarás más duro
con una pistola en la espalda
por un bol de arroz al día
esclavo de soldados
hasta que mueras de hambre,
entonces tu cabeza es clavada en una pica.

Ahora podés ir donde las personas son unidas
ahora podés ir donde las cosas sí se hacen.

Lo que necesitás, hijo mío:

son unas vacaciones en Camboya,
donde la gente viste de negro.
Unas vacaciones en Camboya,
donde chuparás medias o crujirás.

Pol Pot, Pol Pot, Pol Pot, Pol Pot.

Y son unas vacaciones en Camboya,
donde harás lo que te digan.
Unas vacaciones en Camboya,
donde los barrios pobres tienen tanta alma.



Va también una versión en forma de villancico navideño, por Richard Cheese, con imágenes de Pol Pot y sus campos de concentración y exterminio.

Eso es todo por hoy, ahora me tomo unos días de franco y la semana que viene, si conservo mi cabeza, comenzará otra serie, intitulada “Ella dice él dice”.

Los saluda atentamente mientras termina su bol de arroz,


DJ Vago

martes, 15 de abril de 2014

[74] La arañita Sisifita

“Itsy bitsy spider”, tradicional anónimo



Abril es mes de cierres, al menos en mi universo paralelo. La semana pasada cerró la serie medieval, hoy (un día tarde también: mis lunes cada vez duran más horas y me cansan más) cierra la serie de “Canciones de cuna para no pegar un ojo”, con “Itsy bitsy spider”, título que podría traducirse como “La arañita Chiqui Tita”.

Esta canción es utilizada, en los países angloparlantes, como canción de cuna y también como canción infantil todoterreno.

Esta es la música y la letra:


The Itsy Bitsy spider climbed up the water spout
down came the rain and washed the spider out
out came the sun and dried up all the rain
and the Itsy Bitsy spider climbed up the spout again

La arañita Chiqui Tita trepó por el caño del agua
cayó la lluvia y arrastró a la araña
salió el sol y secó toda la lluvia
y la arañita Chiqui Tita trepó el caño de nuevo.



Y la estrofa se repite la cantidad de veces que se considere necesaria, hasta que el niño se duerma, el adulto quede afónico o el universo colapse.

La protagonista de la canción, entonces, es una araña de pequeñas dimensiones, y la acción se desarrolla como una tragesia shakespereana en cinco actos:

Acto Primero: La araña sube por un caño de agua.
Acto Segundo: Empieza a llover de golpe, el servicio meteorológico no avisó.
Acto Tercero: la lluvia arrastra a la araña hacia abajo, expulsándola del caño y dejándola donde empezó.
Acto Cuarto: Viene el sol y seca la lluvia.
Acto Quinto (sugestivamente similar al Acto Primero): La araña sube otra vez por el mismo caño del agua.

La melodía es, por supuesto, en tono mayor, bien alegre. 

Sin embargo, la arañita no la pasa nada bien. En primer lugar, elige meterse por un caño de agua: conociendo el final de la canción, podríamos avisarle a la araña que no es un buen lugar para meterse. Habiendo tantos escondrijos en el mundo, ¿por qué meterse en un caño de agua? No sabemos. Podemos concederle a la arañita el beneficio de la ignorancia: tal vez no sepa que es un caño de agua, simplemente vio un hueco oscuro y se metió. Pasa lo que tiene que pasar: apenas llueve, el agua baja por el caño y la araña se ve arrastrada por la corriente imparable, como los personajes de varias obras de Faulkner (vi las películas). Eventualmente, el tiempo mejora y la lluvia, al igual que la arañita, se secan.

Y entonces llega lo terrible: ¿qué decide hacer la araña? ¡Volver a subir por el caño del agua!

¿Por qué? 
¿Por qué, eh, me querés decir? 
¿Hay necesidad? 
¿Cuál es el problema de la araña esta? 
¿Es masoquista? 
¿Está cumpliendo una condena divina, como Sísifo? (condenado a subir eternamente una piedrota hasta arriba de la montaña y a que, cada vez que está cerca de la cima, se le cayera).
¿Tiene amnesia a corto plazo, como el tipo de “Memento”, como la pececita Doris? 
¿La domina un instinto subecañero imparable?

Ya no tiene el beneficio de la ignorancia: la arañita ya sabe lo que le pasó dos versos atrás, y debería ser capaz de imaginar que va a volver a sucederle. Y sin embargo, allí va de nuevo, luchando como barco contra la corriente, atraída incesantemente hacia el pasado.

Es una canción muy descorazonadora, verdaderamente. Y cuantas más veces se repite la estrofa, más tremenda se vuelve la canción: a la cuarta o quinta vez que la araña Chiqui Tita sube por el caño del agua, uno tiene ganas de pisarla de una vez, para evitarle el sufrimiento, o que la zona se inunde de una vez y arrastre a la araña, al caño, a la casa y a todo el continente hacia el mar.

Supongo que la idea es que los niños aprendan que es bueno perseverar, no rendirse ante la adversidad, seguir adelante, como la arañita Resiliencia. Sin embargo, el límite entre la Perseverancia y la Testarudez es muy delgado, y más delgado aún es el límite entre la Testarudez y el Clavar Clavos con la Frente a lo Vasco (si lo sabré: gracias, mamá).

Pero al igual que la arañita Melabanco sigue subiendo por el caño, los padres siguen cantando una y otra “Itsy Bitsy spider” a sus hijos: no saben por qué, pero lo hacen igual. Qué jodidos.

La canción se presta también para una “coreo” muy simpática, que pueden ver, por ejemplo, en esta escena de la película “Heartburn” (literalmente: “quemadura de corazón”; traducción correcta: “acidez estomacal”), de Nora Ephron, con Meryl Streep, Jack Nicholson y una bebé encantadora.


La canción que suena al comienzo del clip es “Coming around again”, de Carly Simon, que es, básicamente, un “Itsy Bitsy spider” para adultos, en el que el caño del agua pasa a ser el amor (una de las metáforas menos glamorosas de la historia mundial, para el amor). Aquí abajo pongo la letra con su traducción, para que vean, y un videoclip en el que Carly canta su canción y la engancha con Itsy Bitsy, cantada por el Coro de los Niños Rubios de Wisconsin.



Coming around again

Baby sneezes
Mummy pleases
Daddy breezes in.
So good on paper
So romantic
But so bewildering

I know nothing stays the same
But if you're willing to play the game
It's coming around again
So don't mind if I fall apart
There's more room
in a broken heart

You pay the grocer
Fix the toaster
Kiss the host Good-bye
Then you break a window
Burn the Souffle,
Scream the lullaby

I know nothing stays the same
But if you're willing to play the game
It's coming around again
So don't mind if I fall apart
There's more room
in a broken heart

And I believe in love
But what else can I do
I'm so in love with you

I know nothing stays the same
But if you're willing to play the game
It will be coming around again
Volviendo a pasar

Bebé estornuda
mamá complace
papá pasea.
Tan bueno en el papel,
tan romántico,
pero tan desconcertante.

Sé que nada se mantiene igual,
pero si estás queriendo jugar el juego,
está volviendo a pasar de nuevo.
Así que no importa si me derrumbo:
hay más lugar
en un corazón roto.

Le pagás al vendedor
arreglás la tostadora
das el beso de despedida.
Entonces rompés una ventana
quemás el suflé
gritás la canción de cuna.

Sé que nada se mantiene igual,
pero si estás queriendo jugar el juego,
está volviendo a pasar de nuevo.
Así que no importa si me derrumbo:
hay más lugar
en un corazón roto.

Y creo en el amor,
pero ¿qué otra cosa puedo hacer?
Estoy tan enamorada de vos.

Sé que nada se mantiene igual,
pero si estás queriendo jugar el juego,
volverá a pasar de nuevo.


Eso es todo por ahora, pero seguramente la semana próxima volveré a escribir en este blog, porque… 
?
?
?


DJ Vago

martes, 8 de abril de 2014

[73] Dios te conserve esas mangas, mamaza


“Greensleeves”, atribuido a Enrique VIII, siglo XVI



Ayer tuve mi reunión  mensual del CAA (el “Club de Antifans de Arjona”), y después de la misa negra y la macumba, salimos a quemar discos y perdí la noción del tiempo. Además, tuve mucho trabajo para traducir la letra de la canción de hoy, y por todo eso, este posteo sale un día tarde. Deberían dar gracias que sale, en vez de protestar (nadie protestó aún, pero ya los veo venir).

Hoy cierra, con autobombos y platillos, la serie “Hits bailables del medioevo”, con el tema “Mangas Verdes”. Cronológicamente, como que se me cae de la Edad Media y entra en el Renacimiento, pero bueno, quién está controlando, ¿no? Es lo suficientemente medieval para mí.


Seguramente conocen la melodía: es preciosa, sencillísima y memorable, y no para de sonar en los boliches desde hace quinientos años: la dooo – re miiii – fa mi reeeee – si sooool – la si dooo – la laaaa – sol (sostenido) la siiii – sol (sostenido) miiii…



Escúchenla en la versión elegida, por las hermanas Gothard, las “Trillizas de Oro Celtas”. Elegí esta versión porque no tiene letra (la que sabe cantar es la cuarta hermana, pero como no es rubia, no la dejan participar) y porque cada videoclip de las hermanitas Gothard me hace cuestionar, una y otra vez, profundamente, los fundamentos básicos de la realidad.


Pero hay, obviamente, miles y miles de versiones: con letra, sin letra, con letra original, con letra de villancico (las hermanitas Gothard incluyeron su versión en un disco de villancicos, de hecho), por mujeres, por varones, con flauta, por los Simpsons, por Olivia Newton John, por bandas metaleras, por grupos japoneses de manga, por recreadores medievales pro-templarios… Solo falta la versión tanguera y ya estamos todos. Al final del posteo pondré, si junto ganas, dos o tres links, pero no más.

Hay una leyenda, incomprobable, de que la canción fue compuesta por el mismísimo Enrique VIII para Ana Bolena, en la época en que la cortejaba, es decir, antes de fundar una nueva religión para casarse con ella, y sobre todo, antes de extender su hobby de cortar cabezas al selecto (pero no tan selecto) grupo de sus propias esposas.

Nadie puede asegurar que efectivamente Enrique VIII haya compuesto “Mangas Verdes”, pero tampoco nadie pudo refutarlo, porque si bien la canción es linda, lo que hace pensar que debería haberla compuesto un músico de profesión en vez de un rey alzado (en todos los sentidos), la letra original es tan tosca y arrogante y high-class y, por llamarla de alguna forma, troglodita, que bien podría haber sido compuesta por él, conociéndolo como lo conocemos (en especial, después de la serie The Tudors, donde el actor que interpreta a Enrique hace el papel de su vida (es el mismo de la peli Match Point, me da fiaca guglear el nombre).


La letra es, básicamente, un reclamo enojado. Con la excusa de “te quiero tanto”, se le dice a una dama, larga y destempladamente, que su no correspondencia no corresponde.

Durante muchos años, yo pensé que la traducción de “Greensleeves” era “hojas verdes”, y que la canción hablaba de ensaladas o prados. Luego descubrí que la realidad es mucho menos poética que un atado de rúcula, y que no se hablaba de vegetales, sino de ropajes. A la dama se la llama no por el nombre, sino por el color de su ropa. Igual que cuando se juega un partido de potrero con desconocidos y uno llama a sus compañeros por el color de la camiseta: “¡Pasala, azul! ¡Bajá, lila!”. ¿Por qué la llama así y no por el nombre? Quienes están a favor de atribuir la canción a Enrique, pueden pensar aquí que no se quiere decir el nombre de Ana Bolena para proteger su identidad, considerando que Enrique estaba aún legalmente casado con la reina Catalina.


Otra opción es que se la llama a ella por un atributo que le queda especialmente bien. Ahora: no parece muy halagador, que lo que te defina sean las mangas. Habiendo tantas partes del cuerpo, y tantas prendas de ropa para cubrirlas y descubrirlas, que te definan por la manga no parece ningún piropo. Digo: ninguna de las lectoras de este blog debe haber recibido con frecuencia, al pasar por una construcción, frases como “¿Esas mangas son todas tuyas, linda?”, “¡Pero qué mangas, herrrrmosa!”, “Vení que te bordo las mangas”, etcéterax.

[Nota: las mangas, desde la Edad Media, se enganchaban con alfileres por encima del vestido, como adornos, y podían sacarse a voluntad en cualquier momento (en los torneos medievales, era común que las damas dieran su manga como premio para los caballeros que lidiaban por ellas)]

[Otra nota: no tiene casi nada que ver, pero esto de las mangas verdes me recuerda inevitablemente a la milenaria canción china “Tu cuello verde”, en la que también se habla de la persona amada a partir de sus ropas verdes (si no la leyeron entonces, pueden revisar la entrada “Velde que te quielo velde”, de comienzos del año pasado).]

En todo caso, una vez que escuchamos la segunda estrofa y subsiguientes, empieza a sonar cada vez más lógico que se defina a la dama por la ropa que lleva: la canción, básicamente, es un larguísimo listado de todas las cosas que él hizo por ella, y más específicamente, de las cosas que le compró. Empieza haciendo un listado de las carísimas ropas que le regaló (él la vistió de la cabeza a los pies, y sus bolsillos tienen muy buena memoria), y termina mencionando caballos de paseo, sirvientes que la atienden todo el día (tuve problemas para traducir el verso en que él dice que los sirvientes “te montan y te desmontan”, pero creo que lo resolví decentemente) e incluso música funcional y morfi, porque él le manda medialunas de manteca, cada mañana, para tomar con el mate cocido.


Ahora bien: a esta increíble cantidad de atenciones y gastos (sobre todo, gastos) que él realiza por ella, ¿cómo responde Mangas Verdes? ¡Tiene el descaro, el tupé de rechazar sus requerimientos amorosos! ¡Quecaradurezhabrasevisto! Como aquel que, tras la primera cita, reclama: “¿Cómo? Te invité el pancho, te pagué el pasaje de bondi y te regalé un Capitán del Espacio, ¿y vos seguís vestida, todavía?”. Con un nivel de ingresos (ya que no moral) altísimo, eso sí (otro punto a favor de quienes atribuyen la canción a Enrique).

Entre estrofa y estrofa, un estribillo habla, con nula gracia poética, de Mangas Verdes en pasado, como una relación ya perdida.

Después de terminar el listado de todos los regalos y gastos realizados, y de quejarse repetidamente de la necia estrechez de la dama (“¡y sin embargo no me amás!”), el cantor, ya estufado, termina la canción en un tono aún enojadísimo, pero ligeramente positivo: “ma sí, me voy, pero espero que alguna vez entres en razón y me ames, loca”. En el último verso, a pesar de que ya se despidió dos o tres veces, él pisa el palito y reclama una vez más, furioso de nuevo: “¡volvé para acá y amame!”. Él se cree, evidentemente, que ya compró holgadamente los favores de ella sin recibirlos contrarrembolso, y que ella es por lo tanto, a esta altura, su deudora a-morosa.

Toda esta situación cuadra, evidentemente, con lo que sabemos del romance Enrique VIII-Ana Bolena. Por eso, aunque es improbable que la canción fuera compuesta por Enriquito, es imposible asegurar que no lo fuera: cada uno crea lo que le sea más fácil. Yo hago eso siempre.


Greensleeves

Alas, my love, ye do me wrong,
      To cast me off discourteously:
And I have lovèd you so long,
      Delighting in your company!


Greensleeves was all my joy,
      Greensleeves was my delight;
Greensleeves was my heart of gold,
      And who but Lady Greensleeves.

I have been ready at your hand,
      To grant whatever you would crave;
I have both wagèd life and land,
      Your love and good-will for to have.

I bought thee kerchers to thy head,
      That were wrought fine and gallantly;
I kept thee both at board and bed,
      Which cost my purse well-favour'dly.

I bought thee petticoats of the best,
      The cloth so fine as might be;
I gave thee jewels for thy chest,
      And all this cost I spent on thee.

Thy smock of silk, both fair and white,
      With gold embroider'd gorgeously;
Thy petticoat of sendal right,
      And these I bought thee gladly.

Thy girdle of the gold so red,
      With pearls bedeckèd sumptuously,
The like no other lasses had:
      And yet thou wouldst not love me!

Thy purse, and eke thy gay gilt knives,1
      Thy pin-case,2 gallant to the eye;
No better wore the burgess' wives:
      And yet thou wouldst not love me!


Thy crimson stockings, all of silk,
      With gold all wrought above the knee;
Thy pumps, as white as was the milk:
      And yet though wouldst not love me!

Thy gown was of the grassy green,
      Thy sleeves of satin hanging by;
Which made thee be our harvest queen:
      And yet thou wouldst not love me!

Thy garters fringèd with the gold,
      And silver aglets 3 hanging by;
Which made thee blithe for to behold:
      And yet thou wouldst not love me!

My gayest gelding thee I gave,
      To ride wherever likèd thee;
No lady ever was so brave:
      And yet thou wouldst not love me!

My men were clothèd all in green,
      And they did ever wait on thee;
All this was gallant to be seen:
      And yet thou wouldst not love me!

They set thee up, they took thee down,
      They served thee with humility;
Thy foot might not once touch the ground:
      And yet thou wouldst not love me!

For every morning, when thou rose,
      I sent thee dainties, orderly,
To cheer thy stomach from all woes:
      And yet thou wouldst not love me!

Thou couldst desire no earthly thing,
      But still thou hadst it readily,
Thy music, still to play and sing:
      And yet thou wouldst not love me!

And who did pay for all this gear,
      That thou didst spend when pleasèd thee?
Even I that am rejected here,
      And thou disdainest to love me!

Well! I will pray to God on high,
      That thou my constancy mayst see,
And that, yet once before I die,
      Thou wilt vouchsafe to love me!


Greensleeves, now farewell! adieu!
      God I pray to prosper thee!
For I am still thy lover true:
      Come once again and love me!
Mangas Verdes

Ay, mi amor, me hiciste mal
al rechazarme descortésmente;
pues te amo desde hace tanto,
deleitándome en tu compañía!

[Estribillo:]
Mangas Verdes era toda mi alegría,
Mangas Verdes era mi placer,
Mangas Verdes era mi corazón de oro,
y nadie más que la dama Mangas Verdes.

He estado listo a tu comando
para conceder lo que ansiaras;
he apostado vida y tierra
para obtener tu amor y buena voluntad.

Compré pañuelos para tu cabeza,
decorados fina y galanamente;
mantuve tu mesa y tu cama,
lo que me costó la bien predispuesta bolsa.

Te compré enaguas de lo mejor,
la tela tan fina como es posible;
te di joyas para tu pecho
y todo esto gasté en vos.

Tu blusón de seda, bello y blanco,
Con oro hermosamente bordado,
tus enaguas de buen hilo,
también te las compré de buen grado.

Tu faja de oro tan rojo
con perlas engarzadas suntuosamente
como ninguna otra muchacha tiene:
¡y sin embargo no me amas!

Tu cartera colgada con bellos cordeles,
tu alfiletero galano al ojo;
ninguna esposa de burgués lleva uno mejor:
¡y sin embargo no me amas!

Tus medias carmesí, de seda pura,
Con oro decoradas sobre la rodilla;
tus zapatillas, blancas como la leche,
¡y sin embargo no me amas!

Tu vestido era color verde pasto,
tus mangas de satén colgaban,
lo que te hacía nuestra reina de la cosecha:
¡y sin embargo no me amas!

Tus ligas con flecos de oro
y repujes de plata en los costados
que te hacen alegre a los ojos:
¡y sin embargo no me amas!

Te di mi mejor caballo
para que cabalgaras adonde quisieras;
ninguna dama lo tuvo tan bueno:
¡y sin embargo no me amas!

Mis hombres están vestidos de verde,
y esperan siempre por vos;
todo esto es notable galantería,
¡y sin embargo no me amas!

Ellos te ayudan a montar y desmontar,
están a tu servicio con humildad;
tu pie nunca llega a tocar el suelo:
¡y sin embargo no me amas!

Cada mañana, cuando te levantas,
te envío delicattessen
para quitar de tu estómago toda pena:
¡y sin embargo no me amas!

No podés desear cosa en este mundo
que no tengas enseguida,
tu música, lista para tocar y cantar:
¡y sin embargo no me amas!

¿Y quién paga por todo esto
que vos gastás cuando te complazco?
¡Y sin embargo soy el rechazado aquí,
y vos desdeñás amarme!


¡Bien! Rezaré al Dios del cielo
Para que puedas apreciar mi constancia
¡Y entonces, al menos una vez antes de morir
te des el permiso para amarme!

¡Mangas Verdes, adiós ahora, adiós!
¡Dios quiera que prosperes!
Yo sigo siendo tu fiel amante:
¡ven de nuevo y ámame!

Ya me cansé, eso es todo por hoy (no pidan más, que se arriesgan a quedar endeudados).

Para terminar, algunos links:

Por Homero Simpson en trombón:

Cantada por varón, con clip de “The Tudors”:

Por “Celtic ladies”

Por Norwenn Leroy, en vivo:
https://www.youtube.com/watch?v=qQ2SfCPJHcA



Por Olivia Newton John, con subtítulos en japonés:


Se despide, cortésmente indignado:


DJ Vago