solo un tema por semana,
y con que le guste al diyei alcanza

lunes, 28 de julio de 2014

[89] Ronda de perdedores


“Perdedor”, de Beck (1993) y de Dolores O´Riordan (2007)


 A Dolores Giménez, una ganadora.


El segundo grupo del Mundial Vago de la Canción™ es el grupo de perdedores. Y sin embargo, habrá entre ellos un ganador, forzosamente, aunque no lo elegiré yo.

Las dos canciones tituladas “Perdedor” que se enfrentan hoy son sin dudas memorables las dos, y anticipo que el partido irá a tiempo extra y quizá a penales, en su afán de perder a toda costa.


La primera, de 1993, es “Loser” de Beck (Beck Hansen), un músico californiano under que sacó este tema hecho así nomás, con un videoclip de 300 dólares de presupuesto y con 500 copias del disco, y sin ninguna fe en su propia canción, y sin embargo fue un éxito rotundo y le valió reconocimiento mundial y todas las discográficas se rasguñaban las mejillas para firmar con él. Incluso le adjudicaron la creación de un movimiento juvenil, la generación “slacker” (vagos), jóvenes desencantados, sin perspectivas y sin ganas. Pero Beck, para mi decepción, no quiso ponerse al frente del movimiento a la vagancia: “¡Vago las pelotas!” (dijo, totalmente sacado), “Yo trabajaba desde chico para ganar 4 dólares la hora y mantenerme con vida. Eso de “slacker” es para pibes que tienen tiempo para deprimirse por cualquier cosa, y yo no soy así”.



Más allá de todo, “Loser” es sin dudas una canción muy buena, sumamente poética, que dispara sin descanso imágenes oscuras en las que el cantor describe sin describir una existencia al límite, patética, sin futuro, joven pero sin ninguna ventaja por serlo, con la droga como casi única esperanza de fugaz solaz (pero ni siquiera, porque la vitamina D está lejos, en Reno, al igual que la beibi).

Después de una estrofa imposible de decodificar por completo, llega el estribillo, que es clarísimo. Tan claro que, aunque la canción está en inglés, comienza en castellano: “Sooooyyyyy uuunn peeer-de-doooor”. Soy un perdedor. Después lo confirma en inglés también: “I´m a loser, baby”. Y la conclusión es implacable: “así que, ¿por qué no me matás?”. Como diciendo: sacrifíquenme, así dejo de sufrir de una vez por todas. Y a la vez preguntándose: ¿por qué será que no me matás? ¿Qué motivo podés tener para mantenerme aún con vida? Y la respuesta, como la canción en su conjunto, no es nada clara.

Mezcla algo de rap (en el que por un momento, propone que “soy un ganador y la suerte va a cambiar”, pero esa línea optimista es un espejismo que dura apenas un instante).

Esta canción me hace acordar fuertemente a un gran poema de Fede García Lorca que me contó mi hermana la tercera, “El rey de Harlem”, que habla también, con imágenes “locas” y de difícil interpretación, de los grandes perdedores de la gran ciudad:

(…) Es preciso matar al rubio vendedor de aguardiente
a todos los amigos de la manzana y de la arena,
y es necesario dar con los puños cerrados
a las pequeñas judías que tiemblan llenas de burbujas,
para que el rey de Harlem cante con su muchedumbre,
para que los cocodrilos duerman en largas filas
bajo el amianto de la luna,
y para que nadie dude de la infinita belleza
de los plumeros, los ralladores, los cobres y las cacerolas de las cocinas.

¡Ay, Harlem! ¡Ay, Harlem! ¡Ay, Harlem!
No hay angustia comparable a tus rojos oprimidos,
a tu sangre estremecida dentro del eclipse oscuro,
a tu violencia granate sordomuda en la penumbra,
a tu gran rey prisionero, con un traje de conserje. (…)

Bueno, sí, Lorca es mejor poeta que Beck, obvio. Pero la opaca heroicidad de los marginales está presente en ambos textos. Y la canción de Beck tiene algunos versos preciosos que me encantan, como:

porque uno tiene una comadreja y otro tiene una bandera

no podés escribir si no podés contar

y mi tiempo es un trozo de cera cayendo sobre una termita

Y, sobre todos esos versos, la pregunta: por qué, por qué no me matás, nena, soy un perdedor. Y no creo que eso cambie en el futuro cercano ni lejano.





Loser

In the time of chimpanzees I was a monkey
Butane in my veins so I'm out to cut the junkie
With the plastic eyeballs, spray paint the vegetables
Dog food stalls with the beefcake pantyhose
Kill the headlights and put it in neutral
Stock car flamin' with a loser and the cruise control
Baby's in Reno with the vitamin D

Got a couple of couches sleep on the love seat
Someone keeps sayin' I'm insane to complain
About a shotgun wedding and a stain on my shirt
Don't believe everything that you read
You get a parking violation and a maggot on your sleeve
So shave your face with some mace in the dark
Savin' all your food stamps and burnin' down the trailer park

(Yo cut it)
Soy un perdedor
I'm a loser baby so why don't you kill me?

Soy un perdedor
I'm a loser baby, so why don't you kill me?

Forces of evil in a bozo nightmare
Banned all the music with a phony gas chamber
Cause one's got a weasel and the other's got a flag
One's got on the pole shove the other in a bag
With the rerun shows and the cocaine nose job

The daytime crap with the folksinger slop
He hung himself with a guitar string
Slap the turkey neck and it's hangin' on a pigeon wing
You can't write if you can't relate
Trade the cash for the beef for the body for the hate
And my time is a piece of wax fallin' on a termite
Who's chokin' on the splinters

Soy un perdedor
I'm a loser baby so why don't you kill me?
(Get crazy with the Cheeze Whiz)

Soy un perdedor
I'm a loser baby so why don't you kill me?
(Drive-by body pierce)

(Yo bring it on down)
Soy
(I'm a driver I'm a winner things are gonna change I can feel it)

Soy un perdedor
I'm a loser baby so why don't you kill me?
(I can't believe you)

Soy un perdedor
I'm a loser baby so why don't you kill me?

Soy un perdedor
I'm a loser baby so why don't you kill me?

Sprechen Sie Deutche, baby?

Soy un perdedor
I'm a loser baby so why don't you kill me?

(Know what I'm sayin'?)
Perdedor

En la época de los chimpancés yo era un mono,
butano en mis venas así salgo para cortar al yonqui
con los ojos de plástico, grafitear los vegetales
la comida de perro espera con las medias del patovica
matá los faros y ponelo en neutro
el coche estándar pica con un perdedor en piloto automático
La nena está en Reno con la vitamina D

Tengo un par de sofás, duermo en el asiento del amor.
Alguien sigue diciendo que estoy loco por quejarme
de un casamiento bajo escopeta y una mancha en mi camisa.
No creas todo lo que leés,
te ponen una multa de estacionamiento y un gusano en la manga
Así que afeitate la cara con alguna maza en la oscuridad
ahorrando tus cupones de comida y quemando el camping de casas rodantes.

(Cortalo.)
Soy un perdedor
Soy un perdedor, nena, así que ¿por qué no me matás?

Soy un perdedor
Soy un perdedor nena, así que ¿por qué no me matás?

Las fuerzas del mal en una pesadilla de payaso
prohíbe toda la música con una cámara de gas falsa
porque uno tiene una comadreja y otro tiene una bandera
uno está en el mástil, mete al otro en una bolsa
con los shows repetidos y la cirugía de nariz de cocaína
La mierda diaria del cantante folk cursi
que se ahorcó con la cuerda de una guitarra
cacheteó el cuello de pavo y está colgando del ala de una paloma,
no podés escribir si no podés contar,
cambiá el dinero por la carne por el cuerpo por el odio
Y mi tiempo es un trozo de cera cayendo sobre una termita
que se ahoga en las salpicaduras

Soy un perdedor
Soy un perdedor, nena, así que ¿por qué no me matás?

(ponete loco con el queseo)

Soy un perdedor
Soy un perdedor, nena, así que ¿por qué no me matás?

(piercing desde el coche en marcha)
(Ey, traelo acá abajo)
Soy,
 (Soy un conductor soy un ganador las cosas van a cambiar puedo sentirlo)

Soy un perdedor
Soy un perdedor, nena, así que ¿por qué no me matás?
(No te creo)

Soy un perdedor
Soy un perdedor, nena, así que ¿por qué no me matás?

Soy un perdedor
Soy un perdedor nena, así que ¿por qué no me matas?

(¿Hablas alemán, nena?)

Soy un perdedor
Soy un perdedor nena, así que ¿por qué no me matás?

(¿Entendés lo que digo?)



La segunda canción “Loser” de hoy es de Dolores O´Riordan. No de los Cranberries (ya puse en este blog un par de temas cantados por ella), sino de Dolores como solista, en su disco Are You Listening? (“¿Estás escuchando?”), de hace poquitos años. Los temas de Dolores, comparándolos con los de Cranberries, son un poco más oscuros y duros, más darks, menos esperanzadores. Y este tema, “Perdedor”, aunque no es ni cerca el mejor del disco, es catártico y memorable y, al estar cantado por ella, todo mejora.


Aquí no habla el perdedor, como en la canción de Beck, sino quien lo sufre: ella le habla al perdedor, basureándolo, y es absolutamente cruel e implacable con él. Lo primero que dice es “Estoy enferma y cansada de gente como vos”, y de allí en adelante no para con el bardeo, que es, por momentos, feroz. Y con versos graciosos e inolvidables, como:

Una lamparita de dos voltios es más brillante que vos

Y el estribillo es violento y amenazante, grosero:

¿Lo querés? Lo tenés. Vení y agarralo, está acá.

(Le faltó nomás preguntarle si conoce a Marcelo.)

Vení y tomalo, solamente cruzá la línea.

Ella traza una línea mental, y solamente espera, fervientemente desea que el perdedor se atreva a cruzar esa línea, para despedazarlo sin piedad y sin pausa. Cruzá la línea, dale, cruzala… Perdedor.

Y sin embargo, sin decirlo, al avanzar la canción nos vamos enterando de que ese perdedor era su enamorado. Hubo un amor allí, o al menos una ilusión de amor, donde ahora queda tanto odio. “¿De quién es amor esto?”. Pero ahora ella se dio cuenta de qué tipo, qué enorme perdedor es él, y le asegura que “prefiere terminar con todo antes de seguir adelante con un perdedor como vos”.

Aun así, algo de dolor hay en ella, cuando al final pregunta: “¿Por qué, perdedor, por qué?”. Aunque ese dolor, por ciero, no genera ni un gramo de compasión, porque el verso final de la canción es un fatal: “Muere, perdedor, muere”.





Loser

I'm sick and tired of people like you
you think you're clever but you haven't a clue
what can you do?

A two watt light bulb is brighter than you
I'm sick and tired of people like you

You want it, you got it
Come take it, it's over here
You want it, you got it
Come take it, is that not clear?
You want it, you got it
Come take it, I'll do it for you
You want it, you got it
Come take it, just cross the line

The moral of the adventure is this
Take me for granted you are taking the piss
Who love is this?

I'd rather wind up with nothing at all
Than take a loser like you through it all

You want it, you got it
Come take it, it's over here
You want it, you got it
Come take it, is that not clear?
You want it, you got it
Come take it, I'll do it for you
you want it, you got it
Come take it, just cross the line

Cross the line

Why loser, why
Die Loser,
die.
Perdedor

Estoy enferma y cansada de la gente como vos.
Creés que sos inteligente pero no tenés ni idea.
¿Qué podés hacer?

Una lampartita de dos voltios es más brillante que vos.
Estoy enferma y cansada de la gente como vos.

Lo querés, lo tenés,
Vení y agarralo, está por acá.
Lo querés, lo tenés,
Vení y agarralo, ¿o no te quedó claro?
Lo querés, lo tenés,
Vení y agarralo, lo haré por vos.
Lo querés, lo tenés,
Vení y agarralo, solamente cruzá la línea.

La moraleja de la aventura es esta:
si creés que me tenés calada, te estás tomando el pelo
¿De quién es amor esto?

Prefiero terminar con nada en absoluto
a emprender todo con un perdedor como vos.

Lo querés, lo tenés,
Vení y agarralo, está por acá.
Lo querés, lo tenés,
Vení y agarralo, ¿o no te quedó claro?
Lo querés, lo tenés,
Vení y agarralo, lo haré por vos.
Lo querés, lo tenés,
Vení y agarralo, solamente cruzá la línea.

Cruzá la línea.


¿Por qué perdedor? ¿Por qué?
Morí, perdedor, morí.

Es una pelea difícil entre dos grandes perdedores. Y sin embargo, aquí traigo un tercero, fuera de programa, porque la canción no se llama “perdedor”, pero que sin embargo retrata de una forma magistral a un gran perdedor quien, a pesar de que desde afuera puede verse como un winner, se sabe perdedor y se reivindica como tal. Es el tango “Suerte loca”, ya glosado en los “Viernes de Tango” de Dolores Giménez en facebook, serie que yo no sigo porque me da fiaca y además no tengo facebook (porque me da, de nuevo, más fiaca), pero me dijeron que está muy bien y vale la pena.

En “Suerte loca”, de 1925, de Francisco García Jiménez y Anselmo Aieta, el cantor comienza diciendo que él, aunque lo vean como un tipo suertudo, lo suyo no es suerte, sino saber, y que ese saber, ese “ganar”, lo logró después de perder y perder (y lo que perdió, entretanto, es la juventud).

No me envidies si me ves
acertador, pues soy el Desengaño...
Y si ciego así perdés,
es que tenés los lindos veinte años...

(…) En el naipe del vivir,
para ganar, primero perdí.


Un gran tango, y merecería llamarse “Perdedor”, para perder hoy en mi blog sin futuro.





Suerte loca

En el naipe del vivir
suelo acertar la carta de la boca,
y a mi lado oigo decir
que es porque estoy con una suerte loca.
¡Al saber le llaman suerte..!
Yo aprendí viendo trampearme,
y ahora sólo han de coparme
cuando banquen con la Muerte.
En el naipe del vivir,
para ganar, primero perdí.

Yo también entré a jugar
confiado en la ceguera del azar
y luego vi que todo era mentir
y el capital en manos del más vil...
No me creés...¡Te pierde el corazón!
¡Qué fe tenés!...¿No ves que no acertás?
¿Que si apuntás a cartas de ilusión
son de dolor las cartas que se dan?

No me envidies si me ves
acertador, pues soy el Desengaño...
Y si ciego así perdés,
es que tenés los lindos veinte años...
El tapete es la esperanza
y, a pesar de lo aprendido,
si me dan lo que he perdido
vuelve a hundirme la confianza...
¡Suerte loca es conservar
una ilusión en tanto penar!

Yo también entré a jugar
confiado en la ceguera del azar
y luego vi que todo era mentir
y el capital en manos del más vil...
No me creés...¡Te pierde el corazón!
¡Qué fe tenés!...¿No ves que no acertás?
¿Que si apuntás a cartas de ilusión
son de dolor las cartas que se dan?

En el naipe del vivir,
para ganar, primero perdí.



¿Quién, perdiendo, ganará? Decídanlo ustedes, perdedorcitos míos. Yo estoy agotado.


Y me despido, tirando el cuatro de oros que me quedó tras empardar,


DJ Vago

lunes, 21 de julio de 2014

[88] Me chifla el moño


“Crazy” de Patsy Cline (1961) y de Gnarls Barkley (2006)


A los psicoanalistas, en especial a 
Coty Enclusa y David Mibashan.

Empiezo aquí una serie en la que aprovecho la coyuntura de que mucha gente está aún con síndrome de abstinencia mundialista, serie a la que llamaré, pomposa e incorrectamente, “Mundial Vago de la Canción”™. Bajo ese título marketinero, lo que habrá no será nada deportivo, sino (al menos) dos canciones distintas pero con igual título, en una especie de competencia en la que cada uno podrá decidir, si tiene ganas y energía, cuál es mejor.

Como primera entrega, van canciones con el título “Crazy”. Que significa “loco” o “loca”, y uno puede interpretar libremente el género del enloquecido, lo cual es una gran ventaja con respecto al castellano: nosotros decimos “está loca” y dejamos automáticamente fuera de la locura al 49% de la humanidad.
Y tenemos, por ejemplo, el eterno problema de los tangos cantados por mujeres, en los que estrofas como:

Loco, loco, loco, como un acróbata demente saltaré,
sobre el abismo de tu escote hasta sentir
que enloquecí tu corazón de libertad, ya vas a ver.

(de “Balada para un loco”, de Horacio Ferrer/Astor Piazzolla)

presentan la duda de “¿adapto la letra y canto loca, loca, loca?, o respeto la letra y canto en masculino, aunque suene extraño?”.
En inglés no está ese problema: cualquiera que diga “I´m crazy” será un loco sintácticamente cuerdo. ¿Es así o estoy crazy, Macaya?


Hay, en todos los idiomas, una gran cantidad de canciones dedicadas a la locura. Tanto, que este grupo mundialista tiene nada menos que 6 canciones, de las cuales, sin embargo, solamente clasificaron dos.

Las que no clasificaron son las siguientes:

“Crazy”, de Seal (jovencísimo y seductor, con sus dientitos separados): estuvo cerca, pero perdió en tiempo de descuento con Gnarls y quedó tercero de grupo.


“Crazy”, de Aerosmith (el himno de los degenerados que se babean con chicas de secundario): ganó, por poco, un par de partidos, pero perdió claramente contra los favoritos.

“(You Drive Me) Crazy”, de Britney Spears: la mejor canción de Britney. Lo que no la hace para nada una buena canción, pero al menos ganó un partido antes de volverse a casa.


“Krazy” de Pitbull con Lil Jon: clasificaron porque son amigos de Grondona, pero perdieron por goleada todos los partidos.


Las canciones que sí clasificaron son, como anticipa el título, la de Patsy Cline y la de Gnarls Barkley.

La primera finalista, la canción de Patsy, en realidad, es de Willie Nelson, el emblemático cantante country. La compuso en 1961, pero un año después la grabó Patsy Cline mucho mejor que él, y esa versión es la más emblemática y conocida.

Como muchas de las canciones de este grupo mundialista, aquí la locura se relaciona con el amor: amar es, a veces, una sinrazón incomprensible que te hace ver descentrado y experimentar a la vez múltiples sensaciones y sentimientos contrapuestos, como propone Lope de Vega en su famoso soneto:

Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;

no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;

huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor süave,
olvidar el provecho, amar el daño;

creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe.

En “Crazy”, Patsy se lamenta porque ocurrió lo que ya sabía que iba a ocurrir: el quía la dejó. Ella ya sabía que iba a suceder eso, y entonces se autoincrimina diciéndose que está loca por sentirse tan mal por algo tan anticipado. Ella no dice nada malo, de su amado: no lo insulta, no le recrimina nada. Que él la haya dejado es “lo natural”, lo que ella esperaba; y sin embargo, en el estribillo, cuando dice “estoy loca por intentar, loca por llorar, y estoy loca por amarte a vos”, queda claro que la locura no es amar, sino más bien amar a tremendo infeliz, sabiendo desde siempre que no tiene remedio.

La canción es relativamente sencilla, y es una típica canción de los cincuentas (aunque fue grabada en los comienzos de la década del 60), con una bella melodía y un ritmo tirando a languido, más los innecesarios y graciosos coritos de fondo; pero está hermosamente cantada por Patsy Cline, y tiene argumentos para pelear mano a mano con cualquiera, en los noventa minutos. Eso sí, no le pidan a Patsy que cabecee, porque se despeinaría.



"Crazy" (Patsy Cline):



Crazy

Crazy, I'm crazy for feeling so lonely
I'm crazy, crazy for feeling so blue.
I knew you'd love me as long as you wanted
And then someday you'd leave me for somebody new.

Worry, why do I let myself worry
Wondering what in the world did I do?

Crazy for thinking that my love could hold you
I'm crazy for trying
and crazy for crying
and I'm crazy for loving you.

Crazy for thinking that my love could hold you
I'm crazy for trying,
and crazy for crying,
And I'm crazy for loving you.
Loca

Loca, estoy loca por sentirme tan sola,
estoy loca, loca por sentirme tan triste.
Sabía que me amarías hasta cuando quisieras
y entonces, algún día, me dejarías por alguien más.

Inquieta, ¿por qué me dejo inquietar
preguntándome qué cosa habré hecho?

Loca por pensar que mi amor podría sostenerte,
estoy loca por intentar
y loca por llorar,
y estoy loca por amarte a ti.

Loca por pensar que mi amor podría sostenerte,
estoy loca por intentar
y loca por llorar,
y estoy loca por amarte a ti.


La segunda canción finalista es del grupo Gnarls Barkley (una alusión, tal vez, al “loco” basquetbolista Charles Barkley), nombre de fantasía del dúo formado por cantautor CeeLo Green (el petiso pelado) y el músico y productor Danger Mouse (el más alto con afro). “Crazy”, grabada en 2006, fue su primer y su mayor éxito. A diferencia de casi todas las demás canciones del grupo, aquí se habla de la locura en serio. Nada de “loco por ti” ni “loco de pena” ni nada por el estilo: a este pibe le faltan jugadores de verdad. Y sin embargo, le hace partido a cualquiera, porque la canción, con una base soul súper pegadiza y rítmica, le da pie a CeeLo para que se despache con todos sus recursos histriónicos y melódicos para resaltar, en este caso, el descentramiento: repite palabras y define y rodea, muy sensatamente, los bordes de la locura, y el estribillo, en donde se repite la palabra crazy una y otra vez, tiene cada vez una letra diferente.



Lo que él dice es que está loco, pero al menos se da cuenta. Y recuerda el momento y el lugar preciso en que perdió su cordura. Locura que viene no por perder la cabeza, sino por saber demasiado, por tener las cosas demasiado claras. Y le reclama a otro (que probablemente sea una mujer, pero como preaclaré, no puede saberse a ciencia cierta si el segundo crazy de la canción es mujer o varón) que, a pesar de que la está pasando bomba y se cree que controla los hilos de su destino, se mire a sí mismo y reflexione un momento, porque posiblemente esté loco/loca también. Las estrofas son muy bellas y densas: estar ahí, estar en el lugar de la locura, tiene que ver con los héroes de la infancia y con el destino, y la muerte es un desenlace probable pero no temido. Lo que no nos hace, por supuesto, menos locos.

Este tema tiene algo de lo que carece, por obvias razones cronológicas, el “Crazy” de Patsy: un videoclip.

Y el clip de “Crazy” es memorable, uno de los diez mejores videoclips de la historia, en mi ranking. Está armado enteramente con manchas de tinta, como las del famoso test de Rorschach, entre las que aparecen insinuados, como alucinaciones, los músicos, junto con otras alimañas típicas de las alucinaciones de quienes sufren de delirium tremens.



"Crazy", Gnarls Barkley:



Crazy

I remember when,
I remember, I remember
when I lost my mind
There was something so special about that place
Even your emotions have an echo
in so much space

And when you're out there without care
Yeah, I was out of touch
But it wasn't because I didn't know enough
I just knew too much

Does that make me crazy?
Does that make me crazy?
Does that make me crazy?
Possibly

And I hope that you are
Having the time of your life
But think twice
That's my only advice

Come on now, who do you
Who do you, who do you, who do you think you are?
Ha ha ha, bless your soul
You really think you're in control?

Well, I think you're crazy
I think you're crazy
I think you're crazy
Just like me

My heroes had the heart
To live their lives out on a limb
And all I remember
Is thinking, I want to be like them

Ever since I was little
Ever since I was little
It looked like fun
And it's no coincidence I've come
And I can die when I'm done

But maybe I'm crazy
Maybe you're crazy
Maybe we're crazy
Probably

ouh ouh crazy
Loco

Recuerdo cuando,
recuerdo, recuerdo
cuando perdí mi mente,
había algo tan especial en aquel lugar,
hasta tus emociones tenían eco
en tanto espacio.

Y cuando estás ahí afuera sin cuidarte
sí, estaba inalcanzable
pero no fue porque no supiera
lo suficiente:
es que sabía demasiado.

¿Eso me hace un loco?
¿Eso me vuelve un loco?
¿Eso me convierte en un loco?
Posiblemente.

Y espero que estés
pasando el mejor momento de tu vida,
pero pensalo dos veces,
es mi única recomendación.

Vamos, ahora, qué es lo que,
qué es lo qué es lo qué es lo qué es lo que
vos te creés que sos?
Ja ja ja, dios bendiga tu alma,
¿realmente pensás que estás en control?

Bueno, yo pienso que estás loco,
creo que estás loco,
pienso que estás loco,
igual que yo.

Mis héroes tenían el corazón
para salir a vivir sus vidas en un limbo
y lo único que yo recuerdo
es pensar “quiero ser como ellos”.

Siempre desde que era un niño,
Desde que era un niño,
se veía divertido
y no es coincidencia que haya llegado
y puedo morir cuando termine.

Pero tal vez estoy loco,
tal vez tú estás loco,
tal vez estamos locos,
probablemente.

Oh, oh, locos.




¿Quién ganará? ¿El menos loco, el que abraza de lleno su delirio? ¿El que busca ayuda, el que se aísla de todos? ¿El loco por amor, el que ama la locura?

No lo decidiré yo: me recuso por facultades alteradas y lo dejo a vuestro (dudoso) criterio.




Se despide en tercera persona, mientras el moño le chifla otra tonada:


DJ Vago

martes, 15 de julio de 2014

[87] Levantarse a la Maestra - nivel 4



“I want to know what love is”, de Foreigner (1984)


A todas las maestras.


Por fin terminó el mundial. Escuché que no ganó Argentina, lo que no me sorprendió, y que tampoco ganó Brasil, lo que sí me sorprendió un poco, aunque ya saben que no sé nada de fútbol, así que podría haber predicho cualquier pavada, como que Brasil perdiera siete a uno en semis o que Costa Rica eliminara a Italia.

Que un equipo no haya ganado el mundial, como aclaré, no me afecta en nada, pero sé que hay mucha gente un poco melancólica estos días, y por eso, al igual que el cantor del tema de hoy, “me tomé un tiempito” extra esta semana, y les traigo aquí un tema desopilante, como para levantar los ánimos. En realidad, el tema no tiene nada de divertido; sin embargo, cada vez que lo escucho no puedo evitar reírme a carcajadas.

“Foreigner” significa “extranjero”. Este famoso grupo, mitad inglés mitad estadounidense, está liderado por Mick Jones (el rubio con facha de colectivero) y Lou Gramm (el otro rubio de rulitos, que canta). Su tema mejor y más famoso es este, que alcanzó el número 1 en Gran Bretaña y en Estados Unidos, sacando a “Like a Virgin” de Madonna del tope del rankeo. En una muestra de la generosidad del mundo, este tema y poco más le alcanzó a Foreigner para convertirse en uno de los grupos con más discos vendidos en la historia. “Quiero saber qué es el amor” salió en 1984, el mismo año que “Amanece en la ruta”, el tema de la semana pasada.


Por qué me hace reír tanto este tema, se preguntarán. O no se preguntarán, pero se los diré lo mismo, porque para eso es que existe este blog después de todo.

Porque la letra, básicamente, es un chamullo: el cantor quiere levantarse a una dama, y para lograr tan loable objetivo, no se le ocurre mejor idea que decir “no sé lo que cosa sea el amor… pero me parece, me parece, que vos podrías mostrármelo”.

Quienes no son lindos como mi primo o como yo, muchas veces tienen que hacer malabarismos para engancharse a alguien; pero esto es casi el colmo. Este muchacho empieza su verseo medio haciéndose la víctima, y un poco mostrándose dudoso y reticente, con eso de “no sé si pueda enfrentar (el dolor) otra vez”, pero enseguida se manda a voz en cuello con eso de “dale, enseñame a amar, loca, que nunca aprendí, sé que vos sabés, ya te veo que vos sos la indicada para enseñarme”.

Uno podría pensar que es imposible, que no hay manera de que esta argumentación funcione, que solo da lugar, como respuesta, a la cachetada o al comentario aniquilador y sarcástico.

Y sin embargo, puede funcionar. No siempre, y no es fácil, y requiere ciertas condiciones; pero puede funcionar. Por empezar, hay que tener una cara muy dura, por parte del chamullero. No alcanza con un curso básico, hay que tener varios niveles cursados, incluso un posgrado. Y en segundo lugar, dirigirse a una receptora que, a pesar de darse cuenta de que esto es un verso (es imposible no reconocerlo), no pueda evitar responder afirmativamente a la propuesta, porque todo su ser la impulsa hacia el servicio de compartir el conocimiento. Porque este chamullo, Pequeño Saltamontes, solo puede funcionar con alguien que tenga un fuerte instinto docente: una maestra.

Una maestra que no tenga corazón para decirle que no a quien pide tan conmovedoramente ejercer su derecho a aprender. Una maestra que no pueda esquivar el bulto en ningún sentido, cuando haya un alumno ávido de saberes.



Apelar al instinto maternal o a la compasión son, a la hora del levante, armas de doble filo, Pequeño Saltamontes: puedes quedar cristalizado en el papel de un mocoso o en el de un linyera. En cambio, apelar al instinto docente es satisfacción garantizada, porque toda maestra sabe que al enseñar también se aprende, y que el alumno de hoy puede llegar a ser el colega de mañana.


Se requiere también, Pequeño Saltamontes, que el alumno quiera superarse a sí mismo y esté dispuesto a aprender esforzadamente.

Esta canción me recuerda a un esquéch de Benny Hill, en el que un turista, viendo en un banco de plaza a una chica con un libro (¡una potencial maestra!) se le acerca y la encara:


—Disculpe, ¿este pie [“foot”] es suyo?
—Ah, este libro [“book”]. Usted dice este libro. Es un libro.
—Oh, ¿se dice libro? Jaja, pensé que se decía pie, qué tonto soy. [Se sienta en el banco] Entonces, ¿qué significa pie?
—Esto es un pie. [Señala su propio pie]
—No, eso es zapato [“shoe”]. Estoy seguro de que se dice zapato.
[Ella se saca el zapato y se lo muestra]
Esto es un zapato, y esto [señala su propio pie] es un pie.
—Ahhh. Esto es un zapato [toca el zapato] y esto es un pie [le acaricia el pie a ella]. ¡Aprendiendo todo el tiempo!

Y así, va “aprendiendo” palabras nuevas hasta que logra que la chica lo invite a comer a la casa de ella. Cuando se están yendo, un señor que se sentó en el banco y escuchó la última parte del diálogo le pregunta al turista:

—¿Es alemán? ¿Polaco?
—No, soy de Bradford [como decir: “Soy de Lanús”]. Pero si no hablo como extranjero, no levanto nada.

Como ven, los de Foreigner no son los únicos dueños del copyright de este chamullo. Pero su canción retrata bellamente, y en forma (para mí al menos) increíblemente divertida esta página gloriosa del libro (de texto) del verseo masculino.




I Want To Know What Love Is

I gotta take a little time
A little time to think things over
I better read between the lines
In case I need it when I'm older

Now this mountain I must climb
Feels like a world upon my shoulders
And through the clouds I see love shine
It keeps me warm as life grows colder

In my life there's been hearthache and pain
I don't know if I can face it again
Can't stop now, I've traveled so far
To change this lonely life

I wanna know what love is
I want you to show me
I wanna feel what love is
I know you can show me

I'm gonna take a little time
A little time to look around me.
I've got nowhere left to hide
It looks like love has finally found me

In my life there's been hearthache and pain
I don't know if I can face it again
I can't stop now, I've traveled so far
To change this lonely life

I wanna know what love is
I want you to show me
I wanna feel what love is
I know you can show me

I wanna know what love is
I want you to show me.
And I wanna feel, I want to feel what love is
And I know, I know you can show me

Let's talk about love,
the love that you feel inside.
I'm feeling so much love
no, you just cannot hide
I wanna know what love is,
I wanna feel it too
And I know, and I know,
I know you can show me
Show me what is real,
I wanna know, I wanna know,
I wanna feel, love
I know you can show me.
Quiero saber qué es el amor

Tengo que tomarme un poco de tiempo,
un tiempito para pensar las cosas.
Mejor leo entre líneas
por si lo necesito cuando sea viejo.

Ahora debo escalar esta montaña,
se siente como un mundo sobre mis hombros
y a través de las nubes veo al amor brillar,
me mantiene tibio mientras la vida se enfría.

En mi vida
hubo angustia y dolor,
no sé si pueda enfrentarlo otra vez.
No puedo parar ahora, viajé tan lejos
para cambiar esta vida solitaria…

Quiero saber qué es el amor:
quiero que tú me lo muestres.
Quiero sentir qué es el amor:
sé que tú puedes enseñarme.

Voy a tomarme un poco de tiempo,
un poco de tiempo para mirar alrededor.
Ya no me queda dónde esconderme,
parece que el amor finalmente me encontró.

En mi vida
hubo angustia y dolor,
no sé si pueda enfrentarlo nuevamente.
No puedo parar ahora, viajé tan lejos
para cambiar esta vida solitaria…

Quiero saber qué es el amor:
quiero que tú me lo muestres.
Quiero sentir qué es el amor:
sé que tú puedes enseñarme.

Quiero saber qué es el amor:
quiero que tú me lo muestres.
Y quiero sentir, sentir qué es el amor:
Y sé, yo sé que tú puedes enseñarme.


Hablemos del amor,
el amor que sientes dentro.
Siento tanto amor
No, no puedes ocultarlo.
Quiero saber qué es el amor,
quiero sentirlo también
y sé, y sé,
y sé que puedes enseñarme,
mostrarme que es real, 
voy a saber, voy a saber
voy a sentir amor:
sé que tú puedes enseñarme.


Y creo que terminaré aquí mismo este posteo, porque no sé cómo terminarlo.
Pero estoy dispuesto a aprender.


Dice presente,

DJ Vago