solo un tema por semana,
y con que le guste al diyei alcanza

martes, 13 de octubre de 2020

Lobo está


“Running with the Wolves”, de Aurora (2015) 


Como penúltima entrega en la serie “El que no corre vuela” vamos con el último tema de correr, titulado “Correr con los lobos” (o “Corriendo con los lobos”, si son gerundioinmunes), de la Aurora noruega; no el fenómeno luminoso que se ve en el cielo nórdico en este caso, sino una joven cantautora, que no hay que confundir con Sigrid, también joven y noruega (“High five”, posteo 210, diciembre de 2018), pero que hace un pop igualmente nerd pero más juvenil y menos emo que el de Aurora, cuyas principales influencias musicales son (y se nota) los también amigos del blog Leonard “Ritmo” Cohen (posteos 136 y 224), Bob “Nobel” Dylan (posteos 158, 160 y 167) y (esta no es amiga) “Chispita” Enya; esta canción de Aurora fue parte de su primer disco (titulado igual que la canción), con el que ya mostró su particular estilo y la delicadeza cuasi aspergeriana de sus rubias vocalizaciones.

[Digresión: la oración anterior la escribí para ganarle una apuesta a mi hermana la tercera, que decía que solo Faulkner puede escribir oraciones de más de 150 palabras que se entiendan. Tomá mate, hermanita.]

[Otra digresión: no intenten leerla en voz alta y de corrido, porque pueden morir.]


Decía. Esta canción tiene una letra poco concreta pero bastante sugerente y poética. Es una canción de clima, así que no esperen explicaciones detalladas. En el clip, Aurora se aleja de una ciudad gris y distópica en dirección a un páramo, y ya en el segundo 30 vemos esos gestitos de la mano y enseguida que el modelo gris que lleva viene con unas raíces que le salen de la espalda (lo puesto a las alas de los ángeles, digamos) y la atan al suelo, al atrás, a la ciudad odiada. Mientras tanto, ella canta que ahora es más fuerte y todavía siente y, por más que teme, se están quedando sin tiempo, así que esta misma noche (noche de luna llena, la “luna del cazador”) escapará para correr con los lobos (aunque en el clip, en esta primera repetición del estribillo ella sigue atada al suelo y no puede avanzar, sino solo hacer pasitos de baile convulsivo-espásticos). En el 1:30 del clip viene un auto, lo que podría indicarnos que estamos en una propaganda, salvo que es un auto blanco sucio y poco glamoroso. Ella se revuelca en el suelo de grava gris, mira al auto con ojos de hielo, en el minuto 2 hace que no y que no con la cabeza, 2:10 vuelve con los pasitos y ya alguien estará llamando al Same, 2:20 vuelve a mirar al auto preguntándose quizás por qué mierda tarda tanto en recorrer doscientos metros, 2:30 las raíces ya le invadieron también el frente del vestido monjil, 2:43 grita mucho pero sin sonido, por suerte, 2:55 el auto está más cerca pero se esfuerza por no llegar, y en el minuto 3 ella, mientras regresa el estribillo una vez más, se arranca las raíces de encima con dientes y manos, y el conductor del auto, no sabemos si de bronca porque ella escape o porque ya se dio cuenta de que no lo convocaron para que sea el galán de la historia, grita y grita (también en silencio, menos mal), y ahí sí, ya sin raíces, en el 3:07 ella por fin corre y corre, y aparecen flashes de un lugar menos gris al que probablemente llega: una ribera, un bosque verde, un río en cuyas aguas ella, en el final de la canción, se mete paso a paso y, en el segundo final, se zambulle.


O sea: es una canción que habla, en una forma vaga (mi preferida) de alejarse de la asfixiante vida urbana del consumo y la tecnología para acercarse un poco más a la naturaleza. Aquí los lobos no son los malos del cuento, sino seres terribles pero a la vez amables con los cuales se puede correr bajo la luz de la luna; y hay peligro en esa escena, y no se sabe del todo si es un sueño o una pesadilla, pero el peligro viene desde afuera, no de los lobos: poder correr junto con ellos es una forma de liberación. Al menos para esa Aurora nocturna.

 

https://www.youtube.com/watch?v=06ht9MyJLT4


Running with the Wolves

 

Go row the boat to safer grounds

But don't you know

we're stronger now

My heart still beats and my skin still feels

My lungs still breathe,

my mind still fears

 

But we're running out of time

All the echo's in my mind cry

There's blood on your lies

The sky's open wide

There is nowhere for you to hide

The hunter's moon is shining.

 

I'm running with the wolves tonight

 

Trick or treat, what would it be?

I walk alone, I'm everything

My ears can hear

and my mouth can speak

My spirit talks, I know my soul believes

 

But we're running out of time (time)

For the echo's in my mind, cry

There's blood on your lies

Disguise opened wide

There is nowhere for you to hide

The hunter's moon is shining

 

I'm running with the wolves tonight

 

A gift, a curse

They track and hurt

Say can you dream

In nightmares seems

A million voices, silent dreams

Where hope is left so incomplete

 

I'm running with the wolves

Correr con los lobos

 

Remas el bote a terreno seguro

pero no sabes

que ahora somos más fuertes,

mi corazón aún late y mi piel aún siente,

mis pulmones aún respiran,

mi mente aún teme.

 

Pero nos vamos quedando sin tiempo,

todos los ecos en mi mente gritan.

Hay sangre en tus mentiras,

el cielo está despejado

no hay lugar donde esconderte,

la luna del cazador brilla.

 

Corro con los lobos esta noche.

 

¿Dulce o truco, qué será?

Camino sola, soy todo,

mis orejas pueden oír

y mi boca puede hablar.

Mi espíritu habla, sé que mi alma cree.

 

Pero nos vamos quedando sin tiempo,

todos los ecos en mi mente gritan.

Hay sangre en tus mentiras,

el cielo está despejado

no hay lugar donde esconderte,

la luna del cazador brilla.

 

Corro con los lobos esta noche.

 

Un don, una maldición.

Ellos persiguen y hieren.

Di que puedes soñar

en pesadillas que parecen

un millón de voces, sueños silenciosos

donde la esperanza queda tan incompleta.

 

Corro con los lobos esta noche.

 

Una interesante canción, en definitiva. A mí, que me criaron los lobos, me hace sentir casi en familia, la idea de correr junto con ellos, así que me cae simpática esta canción de Aurora (con confundir con la canción “Aurora”, la de azulunala, que no me cae tan simpática).


Como bonus track, van dos canciones de correr que consideré para la serie pero descarté por vagancia:

- “Runnin´ (Lose it All)” de Beyoncé y dos que no se atreven a decir su nombre de verdad (Naughty Boy y Arrow Benjamin). La canción habla de que la cantora está encerrada y extraña a su amado/a, y que ya no correrá más de sí misma (de sus propios sentimientos, digamos), pues si escapa de sí puede perderlo todo, así que se quedará a enfrentar, con él, lo que venga. La canción suena como propaganda de perfume, pero la voz de Beyoncé es fuerte y el videoclip es realmente hermoso, filmado bajo el agua, con imágenes poderosas y poéticas de caminar y correr en el fondo del mar o sobre la superficie del agua, pero del lado de abajo en vez del de arriba (1:35 a 1:50, ¡petacular!).

https://www.youtube.com/watch?v=eJSik6ejkr0


 

- “Run”, de Foo Fighters. Unas estrofas tranquilas (“corré por tu vida conmigo”) y un estribillo bien metalero, en un clip ambientado en una especie de geriátrico donde los residentes (incluyendo los músicos avejentados) se rebelan y empiezan a romper todo (1:55 en adelante: “las ratas están desfilando / otra loca farsa, / ¿qué vas a hacer?). Si lo hubieran terminado ahí, a los tres minutos, hubiera estado bien, pero mi amigo Grohl (que dirigió el clip, además de componer el tema) se engolosinó e hizo dos repeticiones más de estrofas/estribillo, para un total innecesario de seis minutos que vuelven al tema aburrido, cuando no lo era.

https://www.youtube.com/watch?v=ifwc5xgI3QM


 

Y eso es todo por hoy. Yo no puedo correr ni una cortina, así que mejor me voy a dormir una siesta. Pero ustedes siéntanse libres, eh. Los lobos ya están esperando en la esquina.

DJ Vago

 

domingo, 4 de octubre de 2020

Extraño tanto la Tierra

 

 “Rocket man”, de Elton John y Bernie Taupin (1972)

 

Sigue la serie “El que no corre vuela”, y hoy tocaba tema de volar y decidí salir disparado con “Rocket man”, famosísimo tema de Elton John y su eterno coequiper letrista, Bernie Taupin.

[Digresión. El año pasado (o el siglo pasado, ya no cuento el tiempo, con esto de la cuarentena) le pusieron ese mismo título, Rocket Man, a la película biográfica de Elton John, que intentó tomar vuelo pero no fue tan exitosa como la de Freddy Mercury.]

Es un tema de comienzos de los setenta, pero suena bastante ochentoso. La música es pegadiza y encantadora (Elton siempre supo componer canciones), y la letra acompaña muy bien con la historia melancólica y dicha a medias de un astronauta (o similar) que tiene que dejar a su esposa (y posiblemente, a sus hijes con ella) y se lamenta de lo solitario que es estar solo en el espacio y sabe que va a pasar mucho tiempo antes de que pueda volver a tocar tierra (Bernie siempre supo cómo hacer una buena letra de canción).

Fines de los sesentas y comienzos de los setentas era una época en que los viajes al espacio estaban muy presentes en la mente y la imaginación de la gente, obviamente, recordemos que el alunizaje fue en el 69. También en la música, la literatura y demás el tema estaba muy presente. Para armar esta canción, Elton-Bernie se basaron, según sus propios testimonios, en el cuento “The Rocket Man”, de Bradbury (la traducción sería “el hombre cohete” o “el hombre del cohete”, pero es una forma coloquial de referirse a un astronauta).

[Otra digresión. Lo consulté con mi hermana la tercera y me dijo que ese cuento de Ray trata sobre un astronauta que ama viajar a las estrellas pero también extraña a su familia, y finalmente decide que tras un último viaje estelar, volverá a ellos y dejará de volar... lo que no logra hacer, porque su nave se descompone y termina chocando contra el Sol (nunca es bueno, eso). La viuda y su hijo le terminan tomando tirria al Sol, y salen de la casa solo de noche o cuando está nublado.]

[Otra digresión: hay una canción previa, basada en forma directa en el cuento de Bradbury, compuesta por una merecidamente ignota banda llamada Pearls Before Swine (“Margaritas a los Chanchos”, aunque el dicho inglés es con perlas en lugar de margaritas). La canción (en la que un niño cuenta que su padre era astronauta y murió chocando con el sol y desde entonces su madre y él no ven la luz del sol y salen solo cuando llueve) es muy insufrible, no tiene nada bueno. Si quieren comprobarlo, aquí está:

https://www.youtube.com/watch?v=mOFEh_dcYsk

Pero John-Taupin conocían esta canción, y por eso probablemente no le dejaron a su tema solo “Rocket Man”, como título, sino que le agregaron al largo, largo título oficial todo el extenso paréntesis: “Hombre Cohete (creo que va a pasar un largo, largo tiempo)”.]

[Y de paso, otra digresión más. Algunos acusaron a Elton y Bernie de copiarse de Bowie y su “Space Oddity”, pero claramente es infundada, esa acusación: incluso si se hubieran inspirado en la canción de David para el tema de “Rocket Man”, ambas canciones son demasiado diferentes, no hay asidero real para hacer ninguna acusación de plagio ni nada por el estilo: ni Bowie ni Elton John inventaron la melancolía de los astronautas.]

Pasó un tiempo, pero vuelvo. Al ser la letra bastante escueta, a lo largo de los casi cincuenta añetes que tiene la canción se le dieron bastantes interpretaciones dispares. Algunos sostienen que habla del faso (de “estar volado”, en lugar de volar), otros que es una canción sobre salir del placar (“no soy el hombre que creen”), etcéteras. Me parece que esas interpretaciones, si bien posibles, son tan limitadas como la interpretación literal (el astronauta que va al espacio): la canción habla de alguien que, por trabajo o por lo que sea, tiene que vivir lejos de su hogar y de su familia, y extraña. No es un mal tema, ni es difícil de captar, así que no siento la necesidad de buscar otras interpretaciones exóticas ni limitarme a los astronautas de verdad, que bien pocos son y mucho menos me interesan.

Esta canción nunca tuvo videoclip... hasta hace poco. Hete aquí que en 2017 (45 años después de que saliera la canción) salió su videoclip oficial, una animación hecha por Majid Adin, cineasta iraní refugiado. El clip es realmente espectacular y me resultó muy conmovedor: interpreta (como lo había hecho yo en el párrafo anterior) al protagonista de la canción no como un astronauta-astronauta, sino como alguien que se ve obligado a separarse de su tierra y de su familia: un refugiado ilegal, que huye desde algún lugar de Oriente hasta llegar (o intentar llegar) a Inglaterra. Me pareció muy genial, pero mírenlo y decidan ustedes.

https://www.youtube.com/watch?v=DtVBCG6ThDk


 

Rocket Man (I Think It’s Going to Be a Long, Long Time)

 

She packed my bags last night pre-flight

Zero hour nine AM

And I'm gonna be high as a kite

by then

I miss the earth so much I miss my wife

It's lonely out in space

On such a timeless flight

 

And I think it's gonna be a long long time

'Till touch down brings me

round again to find

I'm not the man

they think I am at home

Oh no no no: I'm a rocket man

Rocket man

burning out his fuse up here alone

 

Mars ain't the kind of place to raise your kids

In fact it's cold as hell

And there's no one there to raise them

if you did

And all this science I don't understand

It's just my job five days a week

A rocket man, a rocket man

 

And I think it's gonna be a long long time

'Till touch down brings me round again

to find

I'm not the man they think I am

at home

Oh no no no I'm a rocket man

Rocket man

burning out his fuse up here alone

Hombre cohete (creo que va a pasar un largo, largo tiempo)

 

Ella empacó mis valijas anoche antes del vuelo

hora cero: nueve de la mañana

y voy a estar alto como un barrilete

para entonces.

Extraño tanto la Tierra, extraño a mi esposa,

Es solitario, el espacio exterior,

en un vuelo tan sin tiempo.

 

Y creo que va a pasar un largo, largo tiempo

hasta que el aterrizaje me traiga de regreso

para descubrir

que no soy el hombre

que creen que soy en casa.

Oh, no no: soy un hombre cohete.

Hombre cohete,

quemando su mecha acá arriba, solo.

 

Marte no es lugar para criar a tus hijos.

De hecho, es frío como el infierno

y no hay nadie allí para criarlos,

si fueras.

Y toda esta ciencia que no entiendo,

es solo mi trabajo cinco días a la semana:

un hombre cohete, un hombre cohete.

 

Y creo que va a pasar un largo, largo tiempo

hasta que el aterrizaje me traiga de regreso

para descubrir

que no soy el hombre que creen que soy,

en casa.

Oh, no no: soy un hombre cohete.

Hombre cohete,

quemando su mecha acá arriba, solo.

 

Siendo una canción tan icónica e impecable, los coveristas tienen una difícil tarea, para aportar algo interesante. Muchos covers intentan (sin lograrlo, o lográndolo apenas) copiar a Elton, como este de Everette: o sea, está bien el cover, pero es tan igual al original que prefiero el original mil veces.

https://www.youtube.com/watch?v=tMPYmNnaTTE


 

Aunque prefiero esos covers innecesarios a los que hacen volar la melodía por el aire y estrellan la canción contra el Sol, como el del alemán Andreas Kümmert, que surgió en la versión alemana del reality “The Voice” y aunque no lo conozco, lo odio mucho:

https://www.youtube.com/watch?v=eu-YwYHI6Sk

 


Pero no todo es triste bajo el sol, porque encontré un divertido y a la vez respetuoso cover de Iron Horse (“Caballo de Hierro”), en estilo country grass:

https://www.youtube.com/watch?v=WdAyO1_0noM



 Y hay, claro, algunos covers que, sin ser el Apolo XI, resultan interesantes, como el de Jason Mraz, que le suma un poco de funky:

https://www.youtube.com/watch?v=M7rdXnPgUOY


 

Podría seguir, porque me queda mecha, pero el tiempo vuela y yo extraño mi siesta, así que mejor aquí me despido nomás, esperando que no pase un largo largo tiempo hasta mi regreso a tierra firme.

DJ Vago

 

 

 

sábado, 26 de septiembre de 2020

[243] Alcánzame si puedes

 

“I ran (so far away)”, de A Flock of Seagulls (1982)

 

Hoy, en la serie “El que no corre vuela” tocaba correr lo más lejos posible, así que escapé hasta este clásico pop ochentoso de sintetizador y peinados, el mayor éxito del grupo Una Bandada de Gaviotas (A Flock of Seagulls), que alcanzó a ser top ten en casi todos los charts del mundo, aunque solo en Australia llegó a ser número 1, vaya uno a saber por qué. No es una gran canción, como verán y escucharán, pero algo de bueno tiene, sin dudas.

La letra de “I ran (so far away)” (“Corrí (tan lejos)”) es bastante pobre, pero tiene un giro en el final que la lleva (la abduce) a otro nivel, si no mejor, al menos más interesante.

La idea es esta: había un pibe que andaba solo por una ciudad pesada, como el Tubby 4, y de pronto se encuentra con una pelirroja de ojos castaños cuya mirada lo hipnotiza.

¿Cuál es la reacción del pibe? Sale corriendo.

Corre toda la noche y todo el día (no los veo tan en forma, a los Gaviotas, para correr tanto, pero bueno, lo dejemos pasar por esta vez).

No es lo que uno esperaría, ¿no? Parecía que le gustaba, la pelirroja, y lo primero que hace es escaparle sin decir ni una palabra, ni intercambiar teléfonos, ni comentar el clima, nada. El futuro de la raza humana está condenado, si seguimos así. Y si vemos a los músicos de la banda, en el clip, es casi un milagro que no hubiera salido corriendo ella.

Pero al avanzar la canción uno se da cuenta de que él se va corriendo, sí, pero no corre para escapar de ella, sino para huir de lo que se ve detrás de ella. Si bien nunca se aclara qué es, muy de a poco van apareciendo indicios y signos.

En la segunda estrofa, por ejemplo, vemos que aparece una sospechosa nube sobre la cabeza de ella, y un haz de luz que le brilla encima de la cabeza, y una aurora boreal muy fuera de su zona de confort...

Parece que él tomó alguna pastilla, sí. Solo le falta decir, como el cantor de “Amanece en la ruta”, que esos árboles tienen contornos y que darse cuenta es tan hermoso.

En la tercera estrofa, él, a pesar de que ya viene corriendo desde el comienzo de la canción, sigue ahí al lado, y extiende una mano para tocar la cara de la chica, pero ella se va esfumando delante de sus ojos, y cuando vuelve a intentar tocarla, de pronto él también flota en un haz de luz junto con ella, y acá como que no tenemos más remedio que darnos cuenta de que ambos acaban de ser abducidos por alienígenas y están siendo subidos en un rayo de luz hasta el plato volador. Y aunque él vuelve a intentar escapar corriendo en una última repetición de estribillo, ya bien sabemos que no podrá escapar.

Claro, uno podría ponerse romántico e interpretar que él, súbito enamorado, se siente abducido por la mirada intensa de ella, y que su correr lejolejos es una forma metafórica de expresar su miedo a una relación seria, o alguna paparruchada froidiana por el estilo, pero: no me digan que no se los imaginan mejor siendo subidos por aliens sin orejas ni narices a la nave nodriza con un rayo verde. Muy mejor, la canción, si uno visualiza eso.

(Digresión: en la tapa del disco, cuyo título es el nombre de la banda, en el reflejo de los anteojos de la mujer azul aparecen dos platos voladores que lanzan sus rayos abducidores, como para confirmar esta interpretación distópica).

El tema comienza con una intro interminable, de más de un minuto y medio, pero que, a diferencia de lo que uno podría creer, está muy buena, porque la armaron como una especie de ecos rítmicos e incesantes, y parece por momentos el canto de, precisamente, Una Bandada de Gaviotas (es el nombre del grupo, recuerden).

Esa intro hacía que el tema durara más de cinco minutos, así que para el clip los de MTV les pidieron que lo cortaran y entraran de lleno en los dos acordes y la facha ochentosa y bizarra de los músicos de la banda, con sus raros peinados nuevos y sus ropas de V invasión extraterrestre o similar, que están rodeados de espejos envueltos en papel de aluminio y son enfrentados por dos chicas en lugar de una (parecen las mellizas de “El resplandor”, por momentos) que largan un gracioso brillito en los ojos para hipnotizar al cantor, obligarlo a tocar un único acorde en el teclado (la mano izquierda oscila entre un sol y un la durante compases interminables) y huir de las teclas negras como si fueran kriptonita (la canción está en La menor). 

El baterista tiene su momento de gloria cerca del final pero lo desperdicia aporreando un tambor solo, y en general, al de la guitarra, vestido como un imitador sci-fi de Elvis, le alcanza con esos anteojos, el riff y cinco o seis notas para ser el más lucido del grupo.

Va la versión original, con la intro completa:

https://www.youtube.com/watch?v=S2V9SwKXWoM


 Y la del videoclip:

https://www.youtube.com/watch?v=iIpfWORQWhU


I ran (so far away)

 

I walk along the avenue

I never thought I'd meet

a girl like you

meet a girl like you

With auburn hair and tawny eyes

The kind of eyes

that hypnotize me through

You hypnotize me through

 

And I ran

I ran so far away

I just ran

I ran all night and day

I couldn't get away

 

A cloud appears above your head

A beam of light

comes shining down on you

Shining down on you

The cloud is moving nearer still

Aurora Borealis comes in view

Aurora comes in view

 

And I ran

I ran so far away

I just ran

I ran all night and day

I couldn't get away

 

Reached out a hand to touch your face

You're slowly disappearing from my view

Disappearing from my view

Reached out a hand

to try again

I'm floating in a beam of light with you

A beam of light with you

 

And I ran

I ran so far away

I just ran

I ran all night and day

Corrí (tan lejos)

 

Camino por la avenida

nunca pensé que encontraría

a una chica como tú,

encontrar a una chica como tú

con pelo rojizo y ojos castaños,

el tipo de ojos

que me hipnotizan por completo

tú me hipnotizas por completo.

 

I yo corrí,

corrí tan lejos,

solo corrí

corrí toda la noche y el día:

no me pude escapar.

 

Una nube aparece sobre tu cabeza,

un haz de luz

baja y brilla sobre ti

brilla sobre ti.

La nube se sigue acercando,

la aurora boreal se hace visible,

la aurora se hace visible.

 

I yo corrí,

corrí tan lejos,

solo corrí

corrí toda la noche y el día:

no me pude escapar.

 

Extendí una mano para tocar tu cara

lentamente desapareces de mi vista

desapareces de mi vista.

Extendí una mano

para intentar de nuevo

Floto en un haz de luz contigo,

un haz de luz contigo.

 

I yo corrí,

corrí tan lejos,

solo corrí

corrí toda la noche y el día

 

Para terminar, un par de covers de este hit ochentoso:

- Una versión emo, por el grupo A Silent Film (“Una película muda”). No estaría mal el cover, si no fuera porque abducen de este tema lo único bueno que tenía: el ritmo, y le dejan solo la letra (que es más básica que la tabla del dos) y la armonía machacona y repetitiva (“do acorde”, diría Luca Prodan):

https://www.youtube.com/watch?v=ShjhPvW92kc

 


- El cover de Hidden Citizens, que parece parte de la banda de sonido de una peli épica o de zombis (y probablemente lo sea, aunque me da fiaca perder tiempo para comprobarlo).

https://www.youtube.com/watch?v=isBPQ1GGxck


 

- Y el cover metalero de Death Blossoms (“Flores de Muerte”). No está mal el cover, pero podría ser más metalero aún, para mi gusto. Les quedó suavecito.

https://www.youtube.com/watch?v=1KP0YBUsLro


 Y eso es todo por esta semana. Ya saben: si ven una nube extraña por ahí, o se les cruza una mirada hipnótica, ¡patitas pa qué las quiero! Echen a correr o, si tienen con qué, a volar.

DJ Vago

martes, 15 de septiembre de 2020

[242] Nadie está preparado para afrontar esto

 

“Doble identidad”, del Cuarteto de Nos (2009)

 

Sigue la serie “El que no corre vuela”, y hoy toca tema de volar. Vamos volando, entonces, con “Doble identidad”, del Cuarteto de Nos, en su disco Bipolar, de 2009 (que es, a su vez, la segunda parte de una trilogía musical que empezó en el disco Raro, de 2006, y se completó con Porfiado, en 2012).

Roberto Musso es el autor del 80% de las canciones del grupo, incluyendo las más famosas (como “Ya no sé que hacer conmigo”, comentada en este blog en su primera temporada, posteo 35, junio de 2013, junto con el tema homónimo de Dusty Springfield y White Stripes). Este tema, sin embargo, no es de él, sino de su hermano, Ricardo (“Ricky”) Musso, así que comprobarán que tiene una onda bien diferente de la típica canción del cuarteto, pues no hay aquí sobreabundancia de rimas estrafalarias ni atisbos de rap rioplantense.

Esta canción (que me encanta) cuenta toda la historia de un personaje, es casi como una película. Y es una peli desuperhéroes. El cantor, en primera persona, nos habla sobre su vida de héroe, y cómo mantiene una doble identidad, pues “para disimular” trabaja en una oficina entre archivos y expedientes, en una existencia gris, silenciosa y solitaria (“la soledad de los héroes como yo es inevitable”). Me encanta la conclusión de la primera estrofa, cuando le habla a quien está escuchando y le asegura que “no entenderías” esa existencia doble de superhéroe volador/ofinista gris, pues “nadie está preparado para afrontar / la verdadera naturaleza del mundo”.


En ese mundo doble, el gris oficinista se mete en su ropero y allí entra en un búnker transparente, donde puede ser quien verdaderamente es, un héroe; el resto del tiempo, se disfraza de hombre corriente para “entreverarse” y “ser uno más entre la gente” (al igual que Súperman, su traje de héroe es su verdadera ropa, en tanto que cuando va de ciudadano común es cuando está disfrazado).

Llega el estribillo, en el que el héroe, libre de disfraces, vuela sobre la ciudad, protegiéndonos a todos:

Soy el que sube

y vuela sobre la ciudad.

No te preocupes,

yo velo por tu integridad.

Capa y espada

y un mundo para salvar:

esta es mi vida

y no preciso más.

 

Por supuesto que queda flotando la duda de si las cosas son realmente como las pinta el cantor o son simplemente fantasías, intentos desesperados de un semi-loco para evadirse de una realidad sombría y sin perspectivas. ¿Vuela de verdad? ¿O es héroe solo en su mente, mientras está metido en el ropero, solo y sin amigos? Cada uno puede responder como prefiera, y creo que un acierto de la canción es que da indicios para sustentar las dos interpretaciones, pero nunca termina de definir esa ambigüedad.

En la tercera estrofa, la historia avanza tal como uno prevé que avanzaría una película de superhéroes latinoamericana: se pudre todo. Le dicen al héroe que no es imprescindible y que se tiene que retirar (y de nuevo, no queda claro si se habla de su rol de superhéroe o de su trabajo como oficinista, o de ambas cosas a la vez). Él les advierte que “ya se arrepentirán”, y que cuando lo necesiten de nuevo, él, por puro despecho, ya no los va a ayudar, y que no va a estar esperando ansioso a que lo llamen de nuevo, como Batman los domingos a la tarde, cuando espera la batiseñal con las patas en la palangana y tomando un mate medio lavado.

En la repetición, el estribillo cambia, y vemos que la vida del ex-superhéroe es ahora trapear pisos (ya no sigue en la oficina), totalmente olvidado y considerado innecesario por la ingrata sociedad que él tan heroica y voladoramente protegía.

Y en la última repetición del estribillo, aparece un verso final que fue censurado en la versión del disco y en las plataformas de descarga musical, pues alude a un intento de suicidio:

si no se van, voy a saltar


O sea: el ex-héroe tocó fondo, ya sin trabajo y sin razón de ser, y ahora está en la cornisa de un edificio, a punto de tirarse y, una vez más, “volar sobre la ciudad”, hasta quedar aplastado contra las baldosas.

Pero uno se pregunta, incluso en ese final aparentemente depre, si al tirarse del rascacielos él no saldría volando en serio, demostrándoles a todos que sí era un superhéroe después de todo. Gente de poca fe. No me llamen, ahora.

 

https://www.youtube.com/watch?v=orN0k6ucNAE

  


Doble identidad

Tengo doble identidad,

velo por la humanidad

persiguiendo delincuentes

y para disimular

es que vengo a trabajar

entre archivos y expedientes.

No entenderías,

nadie esta preparado

para afrontar

la verdadera naturaleza del mundo.

 

Reviso mi placard

y me voy a ocultar

en mi búnker transparente,

metido en un disfraz

me vuelvo a entreverar,

uno más entre la gente.

Vivo en silencio,

no tengo vida propia:

la soledad

de los heroes como yo es inevitable.

 

Soy el que sube

y vuela sobre la ciudad.

No te preocupes,

yo velo por tu integridad.

Capa y espada

y un mundo para salvar:

esta es mi vida

y no preciso más.

 

Me quieren retirar,

me tratan de explicar

que no soy imprescindible.

Ya se arrepentirán,

me vendrán a buscar

y no estaré disponible.

No, ya no me insistan,

yo no estaré esperando,

ni voy a estar

sobre el contestador o atrás de la puerta.

 

Soy el que sube

y vuela sobre la ciudad.

No te preocupes,

yo velo por tu integridad.

Trapos y escobas

y un piso para baldear:

esta es mi vida

y no preciso más.

 

Soy el que sube

y vuela sobre la ciudad.

No se preocupen:

si no se van, voy a saltar.

 

Y eso es todo por hoy, tengo que ponerme mi capa (una frazada) y emprender mi importante misión (una siesta) para salvar el mundo (entre ronquidos).

La semana que viene, o cuando deje de volar, tocará volver al suelo con una canción de correr o caminar. Nos vemos.

Súper DJ Vago