solo un tema por semana,
y con que le guste al diyei alcanza

jueves, 14 de febrero de 2019

50 sombras más pálidas



“A Whiter Shade of Pale”, de Procol Harum (1967)


Sigue la serie “Este libro me suena”, ahora con la canción “Un tono más blanco que pálido” (o, si les suena mejor, “un tono más blanco DE pálido”), uno de los mayores y a la vez más extraños hits de la historia de la música en los últimos cincuenta años.



Porque si uno escucha la canción, parece propiamente la receta para NO ser un hit: un tema larguísimo, lento, el primero de un grupo formado así nomás, que comienza con una intro de órgano de iglesia muy parecida a un oratorio barroco (“Le robaron todo a Bach”, diría el padre de un amigo (posteo 84)), con el ritmo de Vidal cuando avanza con las paritarias docentes y con una letra que las millones de personas que escucharon la canción no entendieron nunca, o todavía no entienden pero creen que algún día, o creen que entienden pero no están seguros, o están a punto de rendirse de una vez, o agradecen que no cazan un fulbo de inglés para poder no entender tranquilos.



Y sin embargo, así y todo, ¡qué éxito! No solo alcanzó en junio del 67, enseguida que salió, el número 1 en los charts ingleses (y el mismo año, el puesto 5 en el ranking yanqui), sino que es uno de los singles más vendidos de la historia (más de diez millones de copias), fue elegida, junto con “Bohemian Raphsody” de Queen como la “mejor canción pop entre el 52 y el 77” y es la canción más pasada por las radios inglesas en los últimos 75 años; considerada unánimemente entre las cien mejores canciones de rock de todos los tiempos... y dejo acá pero podría seguir, porque el palmarés es interminable.

(Pequeña digresión. No voy a hablar mucho del famoso juicio, solo lo menciono. El autor de la intro “a lo Bach”, Mathew Fischer, hizo un juicio al resto de la banda para que lo reconocieran como coautor de la canción; la Corte Suprema inglesa falló a su favor (primera vez que una corte suprema se expide sobre una querella por regalías musicales), y tras casi cuarenta años, comenzó a cobrar regalías por el único pero gran hit de su vida. Fin de la digresión.)



Procul Harum: ni el nombre del grupo se entiende. Pero uno los ve en el clip (que me encanta) y le da como una ternura, son unos pibitos (lo eran en el 68, al menos) medio hippies y vestidos como Flower-Power Rangers, que se habrán divertido mucho haciendo esas tomas ridículas con primeros planos de ellos mismos yendo y viniendo al lado de la iglesia y luego en Trafalgar Square filmando a las chicas en minifalda y a les muchaches con pantalones oxford. Miren el clip, lean la letra y sigo abajo.



A Whiter Shade of Pale

We skipped the light fandango
Turned cartwheels 'cross the floor
I was feeling kinda seasick
But the crowd called out for more
The room was humming harder
As the ceiling flew away
When we called out for another drink
The waiter brought a tray

And so it was that later
As the miller told his tale
That her face, at first just ghostly
Turned a whiter shade of pale

She said, 'There is no reason'
And the truth is plain to see
But I wandered through my playing cards
And would not let her be
One of sixteen vestal virgins
Who were leaving for the coast
And although my eyes were open
they might have just as well've been closed

And so it was that later
As the miller told his tale
That her face, at first just ghostly
Turned a whiter shade of pale
Un tono más blanco que pálido

Nos salteamos el fandango liviano,
dimos volteretas por todo el salón;
yo me sentía algo mareado
pero la hinchada pedía más;
el lugar tarareaba más fuerte
mientras que el techo salió volando;
cuando pedimos otro trago
el mozo trajo la bandeja.

Y así fue nomás, más tarde,
mientras el molinero contaba su cuento
que su cara, al principio solo fantasmal
se volvió de un tono más blanco que pálido.

Ella dijo: “No hay motivo”
y la verdad es evidente,
pero me paseé por las cartas en mi mano
y no la iba a dejar ser
una de dieciséis vírgenes vestales
que se iban yendo para la costa;
y aunque mis ojos estaban abiertos
bien podrían haber estado cerrados.

Y así fue nomás, más tarde,
mientras el molinero contaba su cuento
que su cara, al principio solo fantasmal
se volvió de un tono más blanco que pálido.


No es tan difícil la letra, che, ¿no? Es poética, sí. No dice las cosas en forma llana y directa. Hay mucha gente (incluido un tal Claes Joansen que hasta escribió un libro (jajajajajajaj) sobre la banda: Procul Harum: más allá de lo pálido); muchas gentes, decía, que interpretan que esta canción trata sobre una relación sexual. Bueno, claramente hay alguna relación entre dos personas, y están bastante marcados esos personajes como un él y una ella, pero: ¿dónde leen lo de la relación sexual? Me hacen acordar a los que dicen que “Turning japanese” es una canción sobre la masturbación (revisen el posteo 72, si quieren recordar esa polémica). O sea: disimulen, loco. ¿Qué son, Froi?

Tampoco habla de las drogas, ya que estamos. Que los de Procul Harum se drogaran (como todo joven inglés que se preciara en los sesentas) no tiene nada que ver con este tema en particular.

Sí acuerdo en que se desarrolla una escena de seducción entre ambos protagonistas de la canción, y según cómo lo veo yo, hay dos momentos muy marcados en lo que se narra:

- un momento inicial de euforia, descripto en las estrofas;
- un momento final de bajón, expuesto en el estribillo.

La primera estrofa es pura euforia: somos el alma de la fiesta. Nos salteamos el fandango liviano y vamos directo al chachachá, a los bifes. Generamos tanto revuelo alrededor que al salón se le vuela el techo, como si fuera un peluquín, y cuando le pedimos al mozo una ronda más, nos deja directamente la bandeja: no podemos pedir más. Todo está saliendo fenomenal.

Y sin embargo... un poco más tarde, en el pensativo estribillo, cuando parece que nada podía salir mal, de pronto todo desbarranca cuando el molinero cuenta su cuento y ella, que ya de por sí es pálida, se vuelve más blanca aún.

Esta es la referencia literaria a la que nadie le da mucha bola pero me parece significativa: “el cuento del molinero” está haciendo mención a Los cuentos de Canterbury, obra medieval inglesa de Geoffrey Chaucer. Obvio que no lo leí, pero mi hermana la tercera dice que ella sí, y con uno en la familia que lo haya leído alcanza y sobra. 

Dice mi hermana la tercera que los personajes se juntan y se van contando cuentos y chistes verdes (misma idea de otros “hits” literarios de la época, como el Decamerón de Bocaccio); el cuento del molinero es una historia de celos, de engaños y de besos mal situados, que no viene aquí al caso relatar; solo diré que Allison, la jovencísima esposa del celoso carpintero, lo engaña olímpicamente con un joven estudiante, y el carpintero termina, además de cornudo, con un brazo roto y burlado por todos los vecinos.  El estudiante logra acostarse con Allison, sí, pero termina con el culo quemado con un hierro ardiente. Y el sacristán, que hubiera querido acostarse también con Allison, no lo logra, y termina burlado y con una fea sensación de boca. La única que hace lo que quiere y no sufre mucho es Allison, en la historia.

Y volviendo a nuestra canción: en el estribillo, cuando ella escucha la historia del molinero, se vuelve más pálida que una hoja. ¿Es porque siente descubierta su propia trama de engaños amorosos?  ¿Descubierta ante él, o ante otra persona? ¿O es solo que no le gusta la literatura medieval inglesa? ¿Él (el bailarín excelso) es el carpintero o el estudiante, en esta historia? ¿O el sacristán? ¿Cuál es la consecuencia de esa súbita y extrema palidez de ella?

No sabemos. No sabemos nada. Pero podemos imaginar que la velada no termina tan bien como pintaba. La historia de amor no llega a ser feliz. Él intenta denodadamente retenerla (en la segunda estrofa), pero aunque tiene los ojos abiertos, no ve lo que está sucediendo hasta que la blancura de ella la deschava, o al menos muestra que todo se fue al carajo, a pesar de la tranquila música cuasi bachiana que nos trajo hasta esta costa.

En 2008, Keith Reid (no es el cantante de la banda, sino el autor de las letras, camina hacia nosotros en el segundo 22 del videoclip) dijo esto, sobre la letra de “A Whiter Shade of Pale”:

“Yo intentaba armar un clima para contar una historia sencilla de una chica que deja a un chico. Con el techo volador y el salón tarareante quería pintar una escena. No intentaba ser misterioso con estas imágenes: quería ser evocativo. Supongo que la escena que describía podía parecer decadente; pero yo era demasiado joven para haber experimentado decadencia alguna. Quizás estaba fumado cuando la concebí, pero no cuando la escribí. Estaba influenciado por libros, no por drogas.”

Más claro, metete en un jarrón y echale agua. Cuando le leí eso de “estaba influenciado por libros, no por drogas”, mi hermana la tercera suspiró de amor, pobre cristiana.

Y creo que eso es todo por hoy, no tengo nada más para contarles (bastante me extendí, ya vieron) y me siento un poco mareado también, quizá me bajó la presión.

Mozo: otra ronda para todos.

Hasta la próxima,

DJ Vago

martes, 5 de febrero de 2019

Amame o te sigo cantando



“Cumbres Borrascosas”, de Kate Bush (1978)



Empiezo hoy dos nuevas series a la vez: “Este libro me suena”, para canciones relacionadas con novelas, y “Fantasmas” para canciones con fantasmas. Ya aparecieron alguna vez en este blog temas de ambos grupos (por ejjj: “Canción de Alicia en el país”, posteo 22; “Molly Malone”, posteo 128), pero ahora habrá series enteras para cada rubro, incluyendo un par (la canción de hoy, y otra que vendrá más luego) que comparten ambas temáticas, pues refieren a novelas con fantasmas.

Aviso que no terminé aún la serie anterior, la de “La familia no se elige”: me faltan dos temas. Pero la cuestión de la familia puede ser un poco abrumadora, así que la suspendí durante un tiempo. Ya volverá, la familia, eso es seguro.

Pero vamos nomás a la canción de hoy, que es sin lugar a dudas memorable. Tiene, también es indudable, un fuerte componente de bizarreada, porque la voz de Kate Bush, unida a la coreo y a las caripelas que pone, harán que lo primero que les genere esta canción sea, imagino, una sonrisa, en especial si no la escucharon antes.



La voz de Kate es inesperada, por cierto. Tanto como la del Rubio Ruso Rulito de Babkiny Vnuki (posteo 55), a quien conjuro aquí solo porque me encanta la onda telúrica-espacial-colectivera del grupo:



Kate Bush, por su parte, canta finito, muy finito, es casi, o no casi (Cathy), irritante. Escucharla mucho tiempo te puede volver loco (a mí me pasó, dicen los médicos). Y ella pone ojos dementitos mientras hace sus pasos de baile mezcla ballet con “Thriller”, como para profundizar la amenaza. Y se hizo un clip con dos versiones, una dentro y una afuera, una de rojo y otra de blanco, como dos versiones paralelas de la misma locura.

Pero todos estos elementos están perfectamente a tono con la canción, que refleja, de paso, excepcionalmente bien a la novela en la que se basa, “Cumbres Borrascosas”, único y famosísimo libro de Emily Brönte, una historia de amor atormentado, de celos, de sentimientos en conflicto con imposiciones sociales y, también, una historia gótica de fantasmas. Yo no leí el libro (nunca leo, por principios, ya lo saben), pero mi hermana la tercera me lo contó, y mi hermana la quinta me contó la peli, así que tengo una idea. Y mi conclusión es: (voy a espoilear, pero a quién le importa, no me digan que justo iban a leer “Cumbres Borrascosas” y no lo van a hacer porque los espoilié yo). 



Decía, mi conclusión es: que aquí en esta canción es el fantasma de Cathy quien le canta a su amado y perdido Heathcliff. La cantora fantasma regresa a la mansión en el páramo ventoso (Cumbres Borrascosas es el nombre de la casa), que ahora es de Heathcliff y está muy venida a menos, para reencontrarse con su amor, con su dueño, a quien ama y odia por igual, y le pide que abra la ventana para dejarla pasar, dejar que ella le dé un abrazo frío de fantasma rencorosamente enamorado, una promesa que es a la vez de amor y de amenaza. 



Y Heathcliff no responde en la canción, pero imaginamos que (como en el libro y la peli) va a abrir la ventana en cualquier momento: qué bueno que viniste, Cathy. Pasá nomás, pero ya no me cantes.

Heathcliff, soy yo, soy Cathy.
Vine a casa. Estoy tan fría.
Déjame entrar por tu ventana.

La canción fue número 1 en los charts ingleses durante un mes entero, antes de ser destronada por “Take a chance on me” de ABBA (que también es cuasi psicótica y enloquecedora, a su manera encantadorita). “Wuthering Heights” fue también un éxito en casi todos los charts del mundo. No es ninguna locura.

Por todo lo dicho, mi conclusión es: qué gran canción es esta. Un tema musical notable, compuesto por una cantautora genial, que hasta me parece tan linda ella, con su mirada enloquecida de fantasma amante-odiante, y me encanta la coreo (piensen que tiene más de cuarenta años el clip, y todavía dan ganas de copiarse los pasitos), y me encanta que sea una buena canción sobre una gran novela pero que no necesites haber leído la novela para apreciarlo.

Pero quizá opino esto porque ya fui subyugado por mis fantasmas, no me hagan caso.

Para que ustedes mismos evalúen y opinen, van los dos clips, en rojo y en blanco.

Versión vestido rojo:


Versión vestido blanco:


Wuthering Heights

Out on the wildly, windy moors
We'd roll and fall in green
You had a temper like my jealousy
Too hot, too greedy
How could you leave me
When I needed to possess you?
I hated you, I loved you, too.

Bad dreams in the night
They told me I was going to lose the fight
Leave behind my wuthering, wuthering Wuthering Heights

Heathcliff, it's me, I'm Cathy
I've come home, I'm so cold
Let me in through your window
Heathcliff, it's me, I'm Cathy
I've come home, I'm so cold
Let me in through your window

Ooh, it gets dark, it gets lonely
On the other side from you
I pine a lot, I find the lot
Falls through without you
I'm coming back, love
Cruel Heathcliff, my one dream
My only master

Too long I roam in the night
I'm coming back to his side,
to put it right
I'm coming home to wuthering, wuthering Wuthering Heights

Heathcliff, it's me, I'm Cathy
I've come home, I'm so cold
Let me in through your window
Heathcliff, it's me, I'm Cathy
I've come home, I'm so cold
Let me in through your window

Ooh, let me have it
Let me grab your soul away

You know it's me, Cathy
Heathcliff, it's me, I'm Cathy
I've come home, I'm so cold
Let me in through your window
Cumbres Borrascosas

Afuera en los enloquecidos ventosos páramos
rodamos y caímos en el verde
tú tenías un carácter, como mis celos,
demasiado caliente, demasiado codicioso.
¿Como pudiste dejarme
cuando necesitaba poseerte?
Te odio. Te amo también.

Pesadillas en la noche
me dicen que voy a perder
la pelea
Dejar atrás mis borrascosas
borrascosas Cumbres Borrascosas.

Heathcliff, soy yo, soy Cathy.
Vine a casa. Estoy tan fría.
Déjame entrar por tu ventana.
Heathcliff, soy yo, soy Cathy.
Vine a casa. Estoy tan fría.
Déjame entrar por tu ventana.

Oh, se vuelve oscuro, se vuelve solitario
en el otro lado de ti.
Languidezco un montón, encuentro el solar
desmoronándose sin ti.
He regresado, amor.
Cruel Heathcliff, mi único sueño,
mi único amo.

Demasiado rondé en la noche,
estoy volviendo a su lado,
para arreglar las cosas.
Vuelvo a casa, a las borrascosas
borrascosas Cumbres Borrascosas.

Heathcliff, soy yo, soy Cathy.
Vine a casa. Estoy tan fría.
Déjame entrar por tu ventana.
Heathcliff, soy yo, soy Cathy.
Vine a casa. Estoy tan fría.
Déjame entrar por tu ventana.

Oh, déjame tenerla.
Déjame llevarme tu alma.

Sabes que soy yo, Cathy.
Heathcliff, soy yo, soy Cathy.
Vine a casa. Estoy tan fría.
Déjame entrar por tu ventana.

Como bonus track, video e imagen de cuando se juntan (más de una vez) centenares de fans de Kate para cantar esta canción y repetir grupalmente la coreografía:




Y eso es todo por hoy. Practíquenme la coreo.

Volveré la semana que viene... dejen abierta la ventana.


DJ Vago

martes, 29 de enero de 2019

Ya vas a ver cuando crezcas



“7 years”, de Lukas Graham (2015)


Sí, sí, sigo vivo, amegues. Me tomé un descansito nomás, un mes, un mesi, un mesito. Sé que no me extrañaron, así que no se hagan los ofendidos. Aquí estoy, sin embargo, firrrrme como una semirrrrecta, para cumplir los mandatos de mi superyó y continuar esta serie dedicada a la familia, en la que ya reseñé temas de Dolores O´Riordan y de mi tío Joan.

Hoy vamos con un reciente hit de una reciente banda danesa, Lukas Graham. La canción se llama “7 años”, y podríamos clasificarla como un pop-hiphopeado-melanco. En inglés, no en danés. Es una canción que tuvo mucho éxito: además de los más de 800 millones de vistas en Youtube, fue número 1 en los charts en montón de países, y top 10 en casi todos, además de ganar discos de platino por todas partes y permitir, de paso, que la banda fuera reconocida más allá de las frías fronteras escandinavas.

¿Es una canción buena? No estoy seguro. Es interesante, de eso no hay dudas. Pero ya sabemos que “interesante” no es la descripción que uno espera, cuando quisiera una buena opinión de alguien sobre algo. La revista Times, por ejemplo, incluyó “7 años” en su listado de las diez peores canciones del año, y es tan entendible esa opinión como su popularidad en los charts.

El ritmo de la canción es lento pero incesante, te va llevando en un recorrido que es el de la vida del cantor, Lukas Forchhammer, el pibe que va avanzando en su semirrapeo desde la infancia hasta la vejez (lo que él considera vejez, al menos), en diferentes pasos-etapas, indicados por la edad numérica: los 7 años, los 11, los 20, los 30, los 60. (Okey, sí, hay un buen salto entre los 30 y los 60. Nunca le fue muy bien en matemática, a Lukita.)

La letra produce sensaciones encontradas. Es, básicamente, la descripción de los mandatos familiares, esas cargas que las familias (en especial los padres) ponen, a propósito o sin quererlo, sobre los hombros de los hijos. En mi casa, por ejemplo, mi pare Josep me insistió siempre en que tenía que trabajar (treballar) mucho y ganar mucho dinero. Y mi madre Condescendencia me inculcó, alpargata en mano, que tenía que valorar y apreciar con obediencia debida mi herencia vasca por sobre todas las cosas, o si no. Hay peores mandatos familiares que estos, no me estoy quejando. Además, ya ven que no les hice demasiado caso.



El cantor de “7 años” describe los mandatos familiares que le inculcaron desde su más tierna infancia, mandatos que podríamos, sin temor a equivocarnos, calificar de amenazas mafiosas: “Andá y salí a la calle a conseguirte algunos amigos o vas a estar solo para siempre”, le dice la mamá a los siete años. Un sol, la vieja. Y a los once años de él, el padre le llueve sobre mojado: “Andá a conseguirte una esposa o vas a estar solo toda la vida”. No sé ustedes, pero decirle eso a un pibe de once años gordito, vago y con malas notas en el cole no es lo que se llama un reforzamiento positivo de la personalidad, precisamente.

Ahora bien, el pibe asumió tan bien esos mandatos que los considera sabiduría, y está orgulloso de haberlos cumplido, de haber salido adelante y tener amigos y tener hijos, así no está solo y, ojalá, no esté solo cuando tenga 60 (que es lo máximo que planea vivir, al menos por ahora, considerando que su papá llegó a los 61 nomás). Es un acierto de la canción, opino, considerar a la soledad como una gran amenaza, como la principal Fuerza Oscura que cierne su amenaza fantasma sobre nosotros, incluso más poderosa que la propia Muerte. 

Pero evaluar el propio éxito vital solamente a partir de haber cumplido con los mandatos familiares deja (siempre hablo de mí mismo, obvio) una sensación de pena, hacia ese narrador-cantor que está tan contento por haberle hecho caso a papá y mamá y tener ahora una canción en los charts y no estar solo. La onda melancólica de la canción ayuda también a mixturar el exitismo encalado de la letra con una mano de arenosa duda: ¿será suficiente, para considerarse exitoso, poder decir “cumplí con lo que me pidieron mis padres”? Lo dejo a vuestro criterio.

El clip, en blanco y negro, incluye también unas cuantas imágenes de iglesias y cruces, como para que nos demos cuenta (por si no lo habíamos notado antes) que la religión es también parte de esos pesados mandatos que nos van construyendo y modelando a la manera de algo que tal vez no somos, o no vendríamos la verdad muy siendo. Y en la escena que más me gusta del clip, un cuaderno de memorias y lamentos tan pesado que es lanzado por el aire y al caer al suelo estalla como una bomba atómica.

https://www.youtube.com/watch?v=LHCob76kigA


7 years

Once I was seven years old
my momma told me
Go make yourself some friends or you'll be lonely

Once I was seven years old
It was a big big world, but we thought we were bigger
Pushing each other to the limits, we were learning quicker
By eleven smoking herb and drinking burning liquor
Never rich so we were out to make that steady figure

Once I was eleven years old
my daddy told me
Go get yourself a wife or you'll be lonely

Once I was eleven years old
I always had that dream like my daddy before me
So I started writing songs, I started writing stories
Something about that glory just always seemed to bore me
'Cause only those I really love will ever really know me

Once I was twenty years old, my story got told
Before the morning sun, when life was lonely

Once I was twenty years old
I only see my goals, I don't believe in failure
'Cause I know the smallest voices, they can make it major
I got my boys with me at least those in favor
And if we don't meet before I leave, I hope I'll see you later

Once I was twenty years old, my story got told
I was writing about everything, I saw before me

Once I was twenty years old
Soon we'll be thirty years old, our songs have been sold
We've traveled around the world and we're still roaming

Soon we'll be thirty years old
I'm still learning about life
My woman brought children for me
So I can sing them all my songs
And I can tell them stories
Most of my boys are with me
Some are still out seeking glory
And some I had to leave behind
My brother I'm still sorry

Soon I'll be sixty years old, my daddy got sixty-one
Remember life and then your life becomes a better one
I made a man so happy when I wrote a letter once
I hope my children come and visit, once or twice a month
Soon I'll be sixty years old, will I think the world is cold
Or will I have a lot of children who can warm me

Once I was seven years old, momma told me
Go make yourself some friends or you'll be lonely
Once I was seven years old.
7 años

Una vez tuve 7 años,
mi mamá me dijo:
Andá a conseguirte amigos
o serás un solitario.

Una vez tuve 7 años,
era un mundo grande pero
nos creíamos más grandes aún.
Nos empujábamos al límite,
aprendíamos más rápido.
A los once fumábamos hierba y
bebíamos licor ardiente.
Nunca ricos, así que salíamos
a buscarnos la vida.

Una vez tuve 11 años,
mi papá me dijo:
Andá a conseguirte una esposa
o serás un solitario.

Una vez tuve 11 años,
siempre tuve ese sueño,
como mi papá antes que yo,
así que empecé a escribir canciones, a escribir cuentos,
algo sobre esa gloria siempre
parecía pesarme
porque solo aquellos que amo de verdad me llegaron a conocer.

Una vez tuve 20 años,
mi historia fue contada
antes dela mañana,
cuando la vida es solitaria.

Una vez tuve 20 años,
solo veo mis metas,
no creo en el fracaso,
porque sé que las más pequeñas voces pueden volverse grandes,
tengo a mis hijos conmigo,
al menos eso es a mi favor.
Y si no nos vemos antes de que me vaya, espero verte más tarde.

Una vez tuve 20 años,
mi historia fue contada
escribí sobre todo,
vi antes que yo.

Una vez tuve 20 años,
pronto tendré 30,
nuestras canciones se vendieron,
viajamos por el mundo
y seguimos vagabundeando.

Pronto tendré 30 años,
sigo aprendiendo de la vida,
mi mujer me dio hijos,
así puedo cantarles mis canciones
y contarles historias.
La mayoría de mis amigos siguen conmigo,
algunos siguen buscando la gloria
y a algunos los dejamos atrás.
Mi hermano, sigo lamentándolo.

Pronto tendré 60 años,  mi papá llegó a los 61.
Recuerda la vida y cuando tu vida
mejoró,
hice al hombre tan feliz cuando le escribí una carta aquella vez,
espero que mis hijos vengan de visita una o dos veces al mes.
Pronto tendré 60 años,
¿pensaré que el mundo es frío
o tendré un montón de niños
que puedan entibiarme?

Una vez tuve 7 años,
mi mamá me dijo:
Andá a conseguirte amigos
o serás un solitario.
Una vez tuve 7 años.


Yo, por mi parte, ya cumplí con mi trabajo de hoy. Solo me queda por decir que los vascos son lo más. Y pedirles porfaporfaporfa que vuelvan por acá la próxima semana para leer mi siguiente posteo, no me dejen solo.

DJ Vago