solo un tema por semana,
y con que le guste al diyei alcanza

martes, 15 de septiembre de 2015

[139] Vos sabés, no hay que jugar


“Por una cabeza” (1935), de Carlos Gardel y Alfredo Le Pera



Yo ponía un blues
y mi abuela a Jesús
le pedía que Gardel
no fuera de Toulouse.
En “Raro”, del Cuarteto de Nos


Como tercera entrega de la serie “Tango/Drama”, vamos con “Por una cabeza”, uno de los más famosos tangos de la historia, letra de Le Pera y música de Carlos Gardel. Aunque hubo montones de versiones y covers a lo largo de la historia, elegiré, obviamente, la versión cantada por Gardel, que no necesita cantar cada día mejor para ser gigantesco.

Este tango fue compuesto y grabado en 1935, muy poco antes de que ambos, el letrista Le Pera y el cantor-compositor Gardel, fallecieran en un accidente de avión en Colombia, en junio de ese mismo año. Cuando un artista de la magnitud de Gardel muere en la cumbre de su carrera, sin tiempo de decaer, automáticamente se convierte en un mito, y a la vez, nos quedamos todos con ganas de saber qué más hubiera compuesto y, sobre todo, cantado.


No voy a entrar aquí a contar quién fue Gardel, y menos, a definir cuál fue su verdadera nacionalidad. Es que me tiene sin cuidado si vio la luz por primera vez (y, con pocos minutos de edad, sonrió ya con la dentadura completa y la sonrisa canchera) en Francia, en Uruguay o en Argentina. No soy muy fan de las nacionalidades, y no me siento extranjero en ningún lugar (como dice el tío). Entiendo, igual, que el mundo es como es, y seguramente cuando yo ya no esté también se arrancarán los ojos para adjudicarse mi cuna cuatro territorios: el País Vasco, la República de Catalunya, el Sultanato de Córdoba y el Reino del Plata. Pero yo sugeriré, desde la tumba (o desde donde sea que esté durmiendo la siesta): “Mi patria es la Música”, y volveré a lo mío.

Gardel era Gardel. No es el estilo de tangos ni de canto del tango que más me llama (soy más bien goyenecheano), pero nadie puede negarle una gran, gran voz, un gran estilo y un gran carisma. Y era buen músico también, porque los tangos que él compuso están más que bien.

“Por una cabeza” es una buena muestra de ello: un tango sentimental, sinuoso, cuya música se te pega como la llovizna, ideal para bailar, que suele aparecer en cuanta película yanqui donde un personaje tiene que saber bailar tango (Al Pacino en la remake de “Perfume de mujer”, Arnold Zwarzenegger en una de esas películas malísimas que hacía, y tantos, tantos otros), cuando en realidad, por lo general, eso que hacen se parece muy poco y muy lejanamente, o directamente nada de nada, a bailar tango.


https://www.youtube.com/watch?v=FiqkrBh1VOI




La letra es, admitámoslo, bastante misógina. Bueno, es un tango de los años 30, tampoco le podemos pedir peras al olmo. Él (el cantor) es un desastre, pero no se ahorra de tirarle palos a ella, la “coqueta y risueña mujer”, a quien tacha de mentirosa y le reclama su inconstancia, siendo que él mismo confiesa que es un tarambana de aquellos (y solo puede decir, para justificarse, “qué le voy a hacer”). Y claro, el otro pequeñito tema no-feminista es que toda la letra está armada en la analogía entre la mujer y un caballo. Detalles.

Al menos, Le Pera tuvo la delicadeza de que el caballo que protagoniza la canción fuera un potrillo, y no una yegua. Gracias, Alfredo.

A lo largo de la canción, se compara la adicción al juego con la adicción a las mujeres. Él se propuso sentar cabeza y abandonar el juego (los juegos) cientos de veces… peeero: no hay caso, apenas se le cruza una falda por delante, ahí va él atrás. Y lo mismo le pasa con las carreras de caballos:

Cuántos desengaños
por una cabeza,
yo juré mil veces
no vuelvo a insistir,
pero si un mirar
me hiere al pasar,
su boca de fuego
otra vez quiero besar.
Basta de carreras,
se acabó la timba,
¡un final reñido
yo no vuelvo a ver!
Pero si algún pingo
llega a ser fija el domingo,
yo me juego entero,
¡qué le voy a hacer!

A lo largo de la canción habla de una sola chica, pero en realidad es como si hablara de cien, de todas a la vez. Se lamenta de que “si ella me olvida qué importa perderme mil veces la vida, para qué vivir”, pero no suena sincero: él parece ser, por sus acciones, quien olvida y se deja llevar por la corriente de cualquier mirada. El amor es más bien un “metejón de un día”, y él tiene por ella un gran amor, pero que dura exactamente lo que dura su cariño hacia el noble potrillo: solo hasta que cruzan el disco y entonces él, desengañado, rompe los boletos perdedores y los quema en la hoguera donde ya se consume arde, apasionado e inútil, todo su querer. Al menos, hasta que la insana pasión renazca Fénix la próxima vez, el próximo domingo, cuando haya un nuevo dato de un caballo “que no puede perder” (una fija) o un mirar lo hiera al pasar. Y él, como Sísifo, está destinado a perder siempre, siempre ahí nomás, siempre por una cabeza.

Este antihéroe tanguero no es enternecedor, y no lograría captar muchas simpatías, si es que el tango no lo cantara Gardel.

Pero el tango comienza con una imagen que me encanta. Me hace reír siempre, y me parece un gran logro: el caballo está por ganar pero afloja al llegar y pierde (apenas por una cabeza); y al regresar, ya caminando, hacia los establos, él (el apostador que perdió todo) cruza miradas con el animal, y el caballo, al pasar le habla con los ojos (esos ojazos grandes y sinceros de caballo) y le lanza un mudo pero elocuente reproche: “No olvidés, hermano: vos sabés, no hay que jugar”. 


Hasta lo llama “hermano”, lo cual es como decirle que él también es un caballo (de hecho sí, él “entra como un caballo” en las trampas de la timba y del amor).
¿No es una genialidad, que le hable el potrillo? Me mata, esa primera estrofa. Solo con eso ya me gustaría este tango, aunque no lo cantara Gardel.


Por una cabeza

Por una cabeza
de un noble potrillo
que justo en la raya
afloja al llegar
y que al regresar
parece decir:
“No olvidés, hermano,
vos sabés, no hay que jugar”.
Por una cabeza,
metejón de un día
de aquella coqueta
y risueña mujer
que al jurar sonriendo
el amor que está mintiendo
quema en una hoguera
todo mi querer.

Por una cabeza
toda la locura.
Su boca que besa,
borra la tristeza,
calma la amargura.
Por una cabeza,
si ella me olvida,
qué importa perderme
mil veces la vida,
para qué vivir.

Cuántos desengaños
por una cabeza,
yo juré mil veces
no vuelvo a insistir,
pero si un mirar
me hiere al pasar,
su boca de fuego
otra vez quiero besar.
Basta de carreras,
se acabó la timba,
¡un final reñido
yo no vuelvo a ver!
Pero si algún pingo
llega a ser fija el domingo,
yo me juego entero,
¡qué le voy a hacer!

Por una cabeza
toda la locura.
Su boca que besa,
borra la tristeza,
calma la amargura.
Por una cabeza,
si ella me olvida,
qué importa perderme
mil veces la vida,
para qué vivir.



Y eso es todo por hoy. Apostaré lo que tengo a que esperarán ansioso por mi próximo posteo, en donde cosecharé reproches agrios por el tema elegido, una historia de tanguero desengaño amoroso en una canción cero-tango.

Hasta entonces, qué importa perderme mil veces la vida:


DJ Vago

No hay comentarios:

Publicar un comentario