solo un tema por semana,
y con que le guste al diyei alcanza

lunes, 4 de septiembre de 2017

[191] Hay que escucharnos más, Vincent


“Stuck in the middle with you”, de Steelers Wheel (1972)



Y llegó por fin el día en que te diste cuenta de que estás rodeado de infelices. A un tercio de los que te rodean los querés ver muertos, a otro tercio los querés matar con tus propias manos, y al tercer tercio no los querés matar solo porque te dan tanta lástima que no quisieras gastar energía en ello. Pero sabés que vas a tener que seguir en este país unos cuantos años más, posiblemente hasta que te mueras vos mismo, posiblemente muy pronto porque suicidarse es una opción también, solo para no tener que escuchar más las cosas que estás escuchando. Algunos dicen que el diálogo, que si nos escucháramos más y fuéramos más tolerantes, se solucionaría todo, pero a esos también querrías callarlos los primeros, en lo posible cortándoles la lengua como para que no reincidan, y también cortarles las orejas quizás, solo de yapa y sin cobrar horas extra.

Tal vez te pase algo así, estos días. A mí podría pasarme también, pero por suerte tomé desde hace mucho tiempo la precaución de no existir. O de existir tan apenas que ni me noto. Será de tanto que duermo.

Pero como sí me das pena vos, que estás clavado en el tercio que da lástima, te traigo, para que te relajes un rato antes de volver a tu sufrimiento, este simpático tema escocés de los setentas que trata, con una musiquita muy simpática, sobre la incomodidad que trae estar rodeado de gente a la que no se aguanta.

Seguimos con la serie “Canciones de película”, y presentamos pues la poco conocida “Clavado en el medio con vos”, de Steelers Wheel (“la rueda del ladrón”), un grupo escocés que duró lo que un pedo en el huracán Harvey, y cuyo único tema medianamente conocido fue este.

La canción ganó, muchos años después, una tenue e inesperada fama cuando fue utilizado como “música de fondo” para una escena tremendamente violenta y sádica de una película de Tarantino.



La película es “Reservoir dogs”, que trata de un grupo de ladrones de banco que se reúnen en un aguantadero después de que el robo salió mal. Si viste la película, recordarás la escena: el más loco de los ladrones, el señor Rubio (Michael Madsen) tortura a un policía que capturó. La tortura incluye cortarle una oreja con una navaja. Para “amenizar” la tortura, pone la radio, que comienza a pasar este tema tan alegre y simpático y, a la vez, extrañamente apropiado para la escena (Tarantino dice que probaron con otras canciones, pero ninguna “funcionaba” como esta, para la escena).

En el mundo real es mucho más fácil que los roles estén cambiados, y que sea el policía el que tiene la navaja y una persona cualquiera (vos, por ejemplo) quien esté atado en la silla. Las fuerzas de “seguridad” están esforzándose mucho para recordárnoslo, últimamente. Tal vez por eso la escena tarantinesca se siente artificiosa, casi irreal, aunque no tanto como para dejar de dar mucha impresión: si no viste la película y sos una persona impresionable, o si sos policía, no sé qué estás haciendo acá, pero te aconsejo que al menos no veas el clip de acá abajo, que es la escena en cuestión.

El señor Rubio le avisa al pobre policía que lo va a torturar, no para sacarle información, sino solo para divertirse. En el minuto 1:30 del clip enciende la radio, y en el 1:50, tras la presentación del locutor, comienza la canción y el simpático y muy memorable bailecito canchero de Michael Madsen mientras se acerca con su navaja abierta…




“¿Fue tan bueno para ti como lo fue para mí?”
“Ey, ¡hola!... ¿Escuchaste eso?”


Bueno, eso es todo, en relación con la película. A mí me gusta Tarantino, no me molesta la sangre ni la violencia (fílmica). Además, más violencia es el reguetón, y ahí lo tenés en las radios todo el santo día.

Pero comentaré un poquito sobre la canción en sí, porque, no sé si lo recuerdan, este es un blog de música, y me pagan para eso. No, mentira, nadie me paga para escribir esto, ¿quién lo haría? Eso sí que sería loco.
La letra no trata, como suelen hacer las demás canciones en su apabullante mayoría, de amor ni de muerte, sino de una sensación también poderosa y cotidiana: la incomodidad.

El cantor está en una fiesta, rodeado de desconocidos con los que no tiene nada en común, sintiéndose físicamente muy mal (tal vez, a causa de todos los tragos que ya se bebió para intentar, sin conseguirlo, sobrellevar la noche). Payasos a la izquierda, bromistas a la derecha, y ahí en el medio él y su acompañante-anfitrión, un insoportable, que se la pasa contándole cómo “se hizo de abajo” hasta llegar a ser un empresario exitoso, y que es saludado a cada rato por amigos y solicitantes que lo palmean amistosamente y le dicen (acá la voz del cantor se alarga en un lamento puneño muy expresivo): “por favoooorrrr… por favoooorrrr”.

Nada tiene sentido, en ese lugar de locos, y él quisiera saber si tirarse al piso y dormir está socialmente aceptado, porque no cree poder hallar una mejor opción para escapar de ese loquero infernal.

Esa letra de inmensa incomodidad está acompañada por una música muy rítmica y pegadiza, y se nota (como en pocas canciones lo lograron) la onda que tenían juntos los ex compañeros de colegio Joe Egan (el que canta) y Gerry Rafferty (el de la guitarra), y que los llevó a formar esa banda que tan poco duró, pues antes de que saliera el disco ya habían empezado a desmantelarse de a poco.

El clip, además de mostrarnos a los integrantes de la banda, nos muestra a otros personajes igualmente bizarros y tal vez, un poquitín siniestros, que completan el panorama de inadecuación e incomodidad total, de la que esta canción es como un himno.


Stuck in the middle with you

Well, I don't know why I came here tonight
I got the feeling that something ain't right
I'm so scared in case I fall off my chair,
And I'm wondering how I'll get down those stairs

Clowns to the left of me, jokers to the right,
Here I am, stuck in the middle with you

Yes, I'm stuck in the middle with you,
And I'm wondering what it is I should do
It's so hard to keep this smile from my face,
Losing control, and I'm all over the place

Clowns to the left of me, jokers to the right,
Here I am, stuck in the middle with you

Well, you started off with nothing,
And you're proud that you're a self-made man
And your friends they all come crawling,
Slap you on the back and say:
please, please

Trying to make some sense of it all,
But I can see it makes no sense at all
Is it cool to go to sleep on the floor?
'Cause I don't think that I can take anymore

Clowns to the left of me, jokers to the right,
Here I am, stuck in the middle with you

Clavado en el medio con vos

Bien, no sé porqué vine con vos acá esta noche,
tengo la sensación de que algo no está bien,
tengo tanto miedo de caerme de la silla
y me pregunto cómo bajaré esas escaleras.

Payasos a mi izquierda, bromistas a mi derecha
y aquí yo, clavado en el medio con vos.

Si, estoy clavado en el medio con vos
y me pregunto qué es lo que debo hacer.
Es tan difícil mantener esta sonrisa en mi cara,
pierdo el control y me vuelvo un desastre.

Payasos a mi izquierda, bromistas a mi derecha
y aquí yo, clavado en el medio con vos.

Bueno, empezaste de cero
y estás orgulloso de haberte hecho de abajo
y todos tus amigos vienen arrastrándose,
te palmean en la espalda y dicen:
por favor, por favor…

Intento entender algo de todo esto,
pero lo que veo no tiene ni el menor sentido.
¿Está de moda dormirse en el piso?
Porque no creo que pueda aguantarlo más.

Payasos a mi izquierda, bromistas a mi derecha
y aquí yo, clavado en el medio con vos.


Y eso es todo por hoy, quedan un par de canciones más en esta serie de películas (una más de Tarantino entre ellas) y luego entraremos en la recta final de este blog, lo aviso como para que no se tomen el trabajo de matarme, ya lo iré haciendo yo mismo, chagracias.

DJ Vago


PD: ¿Dónde está Santiago Maldonado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario